abril 19, 2024
Publicidad
noviembre 8, 2016 | 108 vistas

Alfredo Guevara.-

La atención a víctimas del delito no se ha detenido y más que canalizar las demandas, lo que se ha hecho en esta administración es trabajar de manera armónica con las diferentes instancias de gobierno, para dar respuesta a cada una de las necesidades de la gente, aseguró Gloria Elena Garza Jiménez.

La Subsecretaria de Derechos Humanos, de la Secretaría General de Gobierno, admitió sin embargo que lo que sí va lento es el pago del pasivo que tiene el Instituto de Atención a Víctimas del Delito, en primera instancia para cubrir lo que se adeuda y, de ser posible, hacer más eficiente el recurso para el cierre de este ejercicio fiscal.

Y es que el pasivo pudo irse generando como resultado de que los gastos en la anterior administración no fueron priorizados y conforme fueron generándose peticiones por parte de los hijos o familiares de las víctimas del delito, se fueron resolviendo, sin prever la urgencia o la necesidad de la víctima en ese momento, estimó.

“Los adeudos los estamos platicando para hacer más eficiente el recurso, que nos alcance para lo que resta del año, pero es una prioridad y estamos atendiendo de manera emergente, porque hay asuntos en los que no se puede escatimar y se tiene que regresar a la víctima de manera inmediata a sus lugares de origen”, señaló.

Garza Jiménez declaró que a través del Instituto se están dando los apoyos inmediatos a la gente que se acerca y expone alguna situación, pero ahora con un mejor criterio, “porque la atención a las víctimas de un delito no se ha detenido por parte del Gobierno, llega la persona, pide atención y se le brinda en ese momento”, estableció.

En espera de que se determine el presupuesto que necesitará el Instituto de Atención a Víctimas del Delito para el próximo ejercicio fiscal 2017, comentó que una de las prioridades es hacer eficiente el recurso para lo que resta del año y buscando empezar de cero adeudos en el próximo año.

Parte fundamental de esta estrategia, lo será la armonización que el Gobierno del Estado tendrá con las demás instancias, a efecto de que cada una de ellas esté en condiciones de dar respuesta a las necesidades de beca, apoyos alimentarios o despensas, y otra serie de ayuda que requiera la gente.

Comentarios