Quieren aumento… sin condiciones

0
57
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Alfredo Guevara.-

Con el peso que quedó pendiente de autorizar, pero sin el compromiso de modernizar las unidades, sería suficiente para paliar los costos de operación en la prestación del servicio a los usuarios del transporte público, tras el incremento al precio de la gasolina, diésel y gas lp, consideró Ramón Hernández Manríquez

El representante de los micros verdes en la Capital del Estado dejó en claro que los concesionarios y permisionarios difícilmente podrán enfrentar el nuevo precio del combustible y, aunque a nadie le gusta que aumenten las tarifas, de una u otra forma es un mal necesario.

Lo ideal sería que la tarifa de transporte público para los usuarios en general, estudiantes, personas de la tercera edad y con capacidades diferentes tuviera un ajuste en proporción al incremento al costo del combustible, aunque esta medida representaría castigar más la economía de los usuarios, subrayó.

Al margen de lo que decida la Subsecretaría del Transporte del Gobierno del Estado, consideró que un aumento de un peso a la tarifa sería más que suficiente para sortear lo que implican los costos que sufrieron los combustibles como los que se avecinan para quienes se dedican a esta actividad.

No obstante, aclaró que ese peso serviría únicamente para superar la difícil situación económica que implica la operación del servicio y no precisamente para que quienes se dedican a la prestación del servicio de transporte público cumplan con la renovación de sus unidades.

“El peso que quedó pendiente de autorizar, para quienes cumplieran con el compromiso de modernizar la prestación integral del servicio, sería lo prudente que se permita tras el incremento al precio de los combustibles, pero no asumirían los concesionarios la obligación de responder a esa responsabilidad”, señaló.

Admitió que quienes se dedican a la prestación del servicio de transporte público en Tamaulipas están conscientes de la difícil situación económica que impera en la mayor parte de las clases sociales y, por lo tanto, consideró difícil irse al extremo con un incremento de más de un peso.

Aun así, de autorizarse como mínimo un peso al público en general, estudiantes y personas de la tercera edad, lo que podrían aportar los concesionarios es precisamente cumplir con un recambio de vehículos para, de cierta forma, también mejorar las condiciones de las unidades.