Vive ‘calvario’ adulto mayor de Mante

0
67
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Israel Reséndiz.-

CIUDAD MANTE, Tam.-Los sistemas de pensiones mexicanos siguen dejando en el abandono a quienes dieron una buena parte de su vida en el sector económicamente activo a cambio de un retiro decoroso en su vejez, sin embargo, las cantidades destinadas por los patrones para este fin a instituciones como el Seguro Social y en el caso de las afores, han dejado en el olvido a quienes en ocasiones tienen que valerse de ayuda de vecinos y familiares.

Uno de estos casos es el del señor Jesús Calixto Castillo, quien tiene actualmente 85 años de edad, quien trabajó toda su vida en el Mante, y pese a que recibe una pensión, esta no le alcanza más que para pagos obligatorios como la luz y el agua, pues si no paga lo dejan sin servicio, en ocasiones se ayuda de su familia o de conocidos, y cuando llega el momento de enfermarse, si hay atención médica en el IMSS donde recibe su pensión, pero esta no abarca todos los servicios, de modo que tiene que emplear hasta hierbas naturales.

Don Jesús nació en la ciudad de Guanajuato y llegó al Mante a los nueve años, desde donde empezó a trabajar en lo que hubiera, las labores de jornal fueron su fuerte, hasta que consiguió empleo en una negociación en el Mante que ya cerró sus puertas, donde se empleó por 20 años, trabajo que le generó una pensión, así como un ahorro para su retiro que no fue mucho.

El señor Jesús, quien ahora habita en la calle 20 de Noviembre de la colonia Popular, ha sabido salir adelante en lo que se refiere al alimento de él y su familia, los problemas mayores llegan cuando se enferma, o cuando está consciente de que puede encontrar otro trabajo, pero dada su condición y sus múltiples enfermedades, ya no le es posible desempeñarse en ninguno, y solo se basa de la ayuda que le puedan brindar los demás.

Don Jesús, como muchos mantenses, están esperanzados en la ayuda oficial, en el caso principalmente de láminas y despensas, para ayudar a mejorar el lugar donde vive, que es modesto pero muy pequeño para él y su esposa.

Como todos los mexicanos en edad avanzada, el pago de una pensión les impide recibir el programa 65 y más del Gobierno federal, pues uno de los requisitos es no recibir ningún pago en este sentido de institución alguna, de esta manera vive sus días en calma dentro de su entorno social.