Pacientes con enfermedades crónicas requieren ejercicio y alimentación sana

0
80
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Guadalajara, 22 Feb (Notimex).- La actividad física regular y una alimentación saludable, sin olvidar el apego al tratamiento médico, mejoran el mejor control de enfermedades crónico degenerativas como diabetes, hipercolesterolemia e hipertensión.

El titular de la oficina de Cultura Física y Deportes del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, César Navarrete Hernández, resaltó la importancia de que estos pacientes hagan ejercicio y lleven una dieta saludable.

Indicó que a través del PASS (Programa de Atención Social a la Salud) los pacientes que son derivados de sus unidades de Medicina Familiar (UMF) tienen la oportunidad de realizar, sin costo, alguna actividad física en los centros de Seguridad Social (CCS), además de ser integrados a clases de cocina saludable.

Mencionó que gracias al PASS se han establecido indicadores que permiten conocer los resultados cualitativos con respecto al estado de salud del paciente al inicio de su programa de actividades físicas y durante su evolución, conforme transcurren los días y meses.

“Estamos trabajando con indicadores para observar el beneficio de cómo llegan esas personas, cómo continúan y cómo terminan. Este programa es pilar y en Prestaciones Sociales nos orienta para tener intervenciones que son necesarias porque tenemos que apostar a la prevención”, destacó.

Al respecto, el titular de la Oficina de Cultura, Capacitación y Adiestramiento Técnico de la Jefatura de Prestaciones Sociales, Fernando Mundo Cortés, señaló que se realizó un estudio con un total de 101 pacientes integrados al CSS de Ciudad Guzmán.

“Se pudieron apreciar resultados tangibles con respecto a metas como pérdida de peso, disminución de glucosa en sangre y de presión arterial”, aseguró.

Añadió que el objetivo era conocer el impacto, con respecto a cómo llegaban y como salían en términos cualitativos, sobrepeso, índice de masa corporal (IMC), medición de glucosa y presión arterial.

Al término de la intervención, en un 80 por ciento de los pacientes redujeron peso e IMC, además de salir estables en sus controles de glucosa y presión arterial.

Asimismo, los beneficios fueron indiscutibles con respecto al desarrollo social y familiar de los pacientes, señaló el funcionario del IMSS en Jalisco.

“Crearon redes sociales, aumentaron su autoestima, desarrollaron sentimientos de pertenencia, eso fue el seguimiento que dimos al proceso de investigación”, indicó.

Lo interesante del estudio fueron los cambios que generó este modelo socio-educativo en sus estilos de vida, que también muchos replicaron en su núcleo familiar”, puntualizó.

Los pacientes incluidos en el estudio en su mayoría fueron mujeres y las edades oscilaron entre los 35 y los 70 años de edad.