¿Sabía usted?

0
62
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mr. Kuinkelly.-

Los científicos tecnológicos están trabajando en una inteligencia artificial para analizar, de manera rápida muy superior a la de los seres humanos, fotos y videos relacionados a la lucha contra los abusos sexuales a menores de edad y en contra de la pornografía infantil. Esta nueva tecnología será puesta a disposición gratuita de los cuerpos policiales gracias a sus creadores.

Alumnos de la Escuela Tandon de Ingeniería, adscrita a la Universidad de Nueva York en Estados Unidos, y empleados de la empresa Griffeye, están construyendo un conjunto sofisticado de herramientas informáticas que serán donarán a los agentes de policía que trabajen en la identificación de niños que aparezcan como víctimas de la pornografía infantil, con el fin de rescatarlos y arrestar a los criminales. El profesor Nasir Memon, de la citada universidad, dirige el desarrollo del software junto con Johann Hofmann, director de la empresa Griffeye.

El volumen de este material de pornografía infantil está creciendo gravemente según bastantes análisis. El valor de las búsquedas automáticas se hace particularmente notable en vista de cuánto material debe examinar la policía para abrir un caso o para encontrar un niño que haya sufrido abusos. Muchos agentes de policía indican que un caso normal implica entre uno y tres terabytes de datos, lo que puede representar entre uno y diez millones de imágenes y miles de horas de video, según el Informe NetClean 2016. O incluso más; varios policías dijeron a los autores del estudio que tuvieron que revisar hasta cien terabytes (más de cien millones de imágenes y cien mil horas de video).

El equipo de Memon y Hofmann está automatizando el análisis de video usando técnicas avanzadas de aprendizaje automático para identificar tanto la desnudez como la presencia de niños. Memon desarrolló técnicas de filtrado que pueden detectar tonos de piel, incluso en videos con escasa iluminación o de poca calidad, y después cartografiar regiones conectadas que contienen tonos de piel para determinar si un individuo está desnudo. Esta técnica puede combinarse con sistemas capaces de extraer rasgos faciales y realizar análisis espaciales y de texturas para determinar si la cara pertenece a un adulto o a un niño. En las pruebas, los algoritmos de Memon detectaron con precisión imágenes explícitas en el 83 por ciento de las ocasiones, y acertaban el 96.5 por ciento de las veces a la hora de distinguir las caras de los niños de las de los adultos.

Si se determina que un video contiene tanto desnudez como niños, el sistema valora automáticamente los movimientos corporales para determinar si el contenido es explícito.

¡Si no lo sabía… créalo porque es cierto!