Max vende cupcakes para pagar su tratamiento contra el cáncer

Su dueña contó la historia de la mascota en una publicación de Facebook

0
139
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Max es un perrito originario de Hermosillo, Sonora, de donde también es su dueña Yoselín Masías, y llevan algunos días enterneciendo a las redes sociales pues la mascota se encuentra atravesando por un momento difícil, por lo que tiene que vender cupcakes para costear su tratamiento contra el cáncer.

Su dueña contó la historia de la mascota en una publicación de Facebook, donde explicó que fue expulsado de un criadero debido a que tenía “todos los ganglios de su cuerpo estaban inflamados”.

Pero, para la buena suerte de Max, se encontró con Yoselín, quien lo adoptó y de inmediato lo llevó a un veterinario para que lo revisaran, y las noticias no fueron tan buenas, pues descubrieron que uno de los tumores más grandes en su cuerpo, estaba en el cuello, por lo que habría que hacerle una biopsia para poder darle el tratamiento adecuado.

Yoselín, desesperada por ayudar a su perro, tenía que encontrar una forma para poder costear su tratamiento, debido a que solamente la biopsia le costaría mil 300 pesos. Fue entonces que la joven tuvo la idea de pedir ayuda por medio de redes sociales, pero dando algo a cambio. Max y ella venderían cupcakes.

“Max tiene muchas ganas de salir adelante y vivir como todo perro feliz. Este sábado nos lo trajeron a la casa porque obviamente ya no lo querían, pero él es un perro joven”, compartió Yoselín junto a una foto del perro ofreciendo los panecillos.

Fue entonces que la adolescente logró completar para el estudio que necesitaba Max, el cual conocerá el resultado el próximo 31 de enero. Pero, Yoselín y Max continuaron trabajando debido a que saben que el tratamiento podría ser costoso.

Ambos comenzaron a vender sus cupcakes en lugares públicos para que la gente se les acercara y pudieran conocer la causa de Max.

La joven señaló que le preocupaba Max debido a que se veía cabizbajo e incluso había vomitado algunas gotitas de sangre. Sin embargo, el veterinario le dijo que era debido a una irritación en la boca del estómago.Finalmente, Yoselín pidió que puedan seguir apoyando por medio de pedidos de cupcakes además de solicitar el “hacer una oración por él para que se recupere y pueda jugar como todos los perritos”.

Hasta el momento, Max se encuentra hospitalizado, haciéndole los análisis pertinentes, pero su pronóstico parece ser favorable y podría regresar pronto a casa, si todo sigue de la forma como hasta el momento.

 

Con información de: milenio.com