Se niega Xico a dejar manejo discrecional de pipas Comapa

0
82
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Chantal Martínez Díaz.-

Cd. Victoria, Tam.-
El alcalde de Ciudad Victoria, Xicoténcatl González Uresti, insiste en administrar a su criterio el reparto de cinco pipas de agua, a pesar de que ya está en funcionamiento una mesa de gestión, que coordinan tanto el Ayuntamiento como la propia Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Comapa), para abastecer a la ciudad.

En la Capital de Tamaulipas, donde existe una crisis de abasto de agua potable a través de la red de distribución, diariamente tienen que hacer uso de las pipas para que los victorenses puedan acceder al líquido una o hasta dos o tres veces por semana.

En operación son 20 pipas que están en manos de la Comapa Victoria y diez más que estaban a disposición del alcalde González Uresti, quien emprendió una campaña para que los ciudadanos le llamaran a su número personal para recibir las peticiones de abasto de agua.

Ante ello y debido a la urgente necesidad de dotar del servicio de agua en plena pandemia de covid-19, se propuso la creación de un “mando único” o “mesa de gestión”, para que en lugar de que el esquema de abasto dependiera del Alcalde y de las llamadas que recibiera, se entregara la distribución a una sola coordinación, por lo que de las diez pipas que operaba González Uresti, cinco fueron cedidas para la implementación de esa estrategia.

El regidor Horacio Reyna de la Garza explicó que con esa mesa de gestión ahora la Comapa contará con cinco pipas más para la entrega, lo cual evita duplicidad de envíos y eficientan el recurso, que tanta falta hace a los victorenses.

No obstante lo anterior, aún quedaron a disposición del propio alcalde González Uresti la operación de cinco pipas con las que se abastece a la población que él y su oficina elijan.

Al respecto, Reyna de la Garza coincidió en que con ello se da la politización en la entrega del agua y “no puede depender del Presidente este tipo de decisiones”, sobre todo porque no hay confianza en la persona del Presidente Municipal.

“Le dijimos: los priistas o no priistas, los morenistas o no morenistas, no le van a llamar a usted para la pipa; considero que debe ser un organismo que no dependa de su persona y puedan recibir cualquier tipo de queja o comentario o petición”, sobre todo porque se prestó a que solo se atendía a ciudadanos que tenían una cercanía con el presidente municipal.