Médico asegura que antes de morir vemos a nuestros seres queridos

0
789
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

La muerte es un hecho inevitable en la vida de cada ser vivo, pero por lo general, las personas no sabemos como gestionar el hecho de la perdida de algún ser querido o inclusive pensar en la propia misma.

Esta certeza se ha evidenciado especialmente durante el último año a causa de la pandemia que ha impedido que muchas familias acompañaran a sus familiares en los últimos momentos de la vida. Ha sido una experiencia dura que ha hecho reflexionar a muchas personas acerca de cómo despedirse y cómo despedir.

En dicho contexto, resulta interesante revisar las declaraciones del Doctor Christopher Kerr, de la Universidad de Buffalo, quien ha comprobado que la mayoría de los enfermos a los que ha tratado en la fase terminal de una enfermedad y a punto de morir, suelen ver a las personas que han querido a lo largo de su vida.

Esta característica incluye también mascotas y objetos físicos que han sido importantes durante la vida del paciente.

Kerr, junto a la profesora Carine Mardorossian, ha escrito un libro que refleja su larga experiencia e ilustra con ejemplos su descubrimiento.

Death is But a Dream: Finding Hope and Meaning at Life’s End (La muerte no es más que un sueño: encontrar esperanza y significado al final de la vida), es el libro que recoge numerosos casos de enfermos que afrontan los últimos días de su vida viendo a familiares y amigos que no están físicamente en el hospital.

El origen del libro radica en una observación de una enfermera llamada Nancy que le contó al doctor que un paciente de SIDA de poco más de cuarenta años y con un pronóstico fatal, estaba soñando con su madre.

La doctora Carine Mardorossian, profesora de inglés, fue la encargada de redactar el libro y recoger los testimonios de las personas que estaban a punto de morir. Indica que “desde la perspectiva de un escritor que no es médico, escribir sobre personas que no conocía significaba que en cierto modo estaba escribiendo ficción, pero solo en la medida en que la ficción es la única forma de alcanzar la verdad.

Escribir un libro veraz sobre los sueños del final de la vida significaba hacerle al material lo que la ficción nos enseña a hacer, es decir, imponer algo de orden, selectividad y subjetividad al material que le haría justicia. Todo para representar la realidad que estos pacientes compartían con sinceridad”.

Con información de: reuters.com