Por omisión, ahora crece contaminación

0
44
Panorama
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Alfredo Guevara.-

Cd. Victoria, Tam.-
El Gobierno de la República ha sido omiso, al no enviar desde hace años ni un solo peso para el mantenimiento menor, cambio de equipos o funcionamiento de plantas tratadoras de aguas residuales.

El resultado de un estudio de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) muestra que por lo menos 30 acuíferos detectados, cuentan con altos niveles de contaminantes, en parte debido a la falta de esta infraestructura, confirmó Gilberto Estrella Hernández.

El titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma) admitió que una de las ciudades que padece este problema de contaminación es Reynosa, donde se ubica la laguna “La Escondida”, considerada como la de mayor contaminación en el Estado.

Si bien la contaminación por dicho desagüe no es tan grave en los ríos, hay algunos de acuerdo al informe de la Conagua, como el arroyo San Felipe, en el municipio de Güémez cuyas descargas van al río Corona y desembocan en la presa Vicente Guerrero, que abastece de agua a la Capital del Estado.

Estrella Hernández citó que la problemática no es de hoy, sino desde hace varios años, a lo largo de los que se le ha pedido al Gobierno de la República bajar recursos para realizar esas obras de infraestructura en la mayor parte de los municipios de Tamaulipas.

Vio con agrado el resultado de la investigación realizada por la Conagua, tras considerar que de una u otra forma, al ver la problemática que se enfrenta en los diferentes municipios de la entidad, pudiera bajar recursos para la construcción de esa infraestructura.

Apuntó que para el Gobierno del Estado representa una elevada carga económica atender esta problemática que enfrenta la mayoría de los municipios de la entidad, que de cierta forma generan contaminación al verter descargas sin tener el tratamiento como debiera ser.

Incluso, aseguró que la mayoría de los municipios ya elaboró su proyecto ejecutivo, en espera de que la federación y el Estado participen con la aportación de recursos que permita reparar lo que se tiene para su funcionamiento, dar mantenimiento o construir una nueva planta tratadora de aguas residuales.