¿Comprará el cabecismo a morenistas de la 65 legislatura?

0
171
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Fernando Acuña Piñeiro.-

Posterior a la elección de este seis de junio, donde el PAN resultó derrotado en toda la línea, víctima del voto del hartazgo social, el grupo panista-cabecista está caminando sobre un delgado alambre de equilibrista que plantea dos plazos sin aparente salida política y jurídica. El primero de ellos es el 22 de junio, una fecha en la cual se vence la suspensión concedida por un juez para evitar la detención de CV.

De aquí al martes 22 de junio, el tema cabecista seguirá suspendido en el aire, haciendo malabares en materia de estrategias legales, entre dos jueces: uno que ordena su detención y otro que le tiende un salvoconducto aunque solo con duración de dos semanas.

Este es el plazo más inmediato, donde se cierne una amenaza de carácter punitiva contra el liderazgo de la marca TAM.

Mientras esto sucede, el morenismo acaba de ganar la mayoría del Congreso local, y con ello, se abre un segundo plazo, también contrario al cabecismo, pues se trata nada menos que del primero de octubre, fecha en la cual tomará posesión el nuevo Congreso local de mayoría Morena.

Por cierto, circula un rumor que, por momentos cobra fuerza, en el sentido de que, si ya una vez el cabecismo fue capaz de doblar o maicear a un grupo de diputados morenistas para que se abstuviesen de votar en aquella polémica sesión, donde el poder legislativo estatal, protegió a Cabeza contra el desafuero, hoy los azules pretenderían salir nuevamente de shopping camaral para convencer con “cañonazos” millonarios a los representantes populares del partido color guinda.

Y es que si actualmente el PAN tiene contemplados alcanzar con todo y plurinominales, unos 12 diputados, requeriría de siete más, entre ellos priistas que son los más facilones, y en este caso también trataría de desmantelar la mayoría Morena, a base de proponerles verdaderas millonadas.

Se habla de que por lo menos se tiene ya una bolsa de más de 350 millones para facturar las conciencias de por lo menos siete flamantes legisladores morenos.

¿Lo lograrán?

Sobre esta posibilidad consultamos a uno de estos virtuales legisladores, de lo que será la histórica primera bancada de mayoría morenista en Tamaulipas.

Y muy seguro, nos respondió lo siguiente:

“La próxima legislatura morenista en Tamaulipas, no se comportará igual que los anteriores diputados morenistas, que cedieron a la tentación del dinero fácil”.

Y agregó: “El próximo Congreso morenista, está blindado ya desde ahora contra todo intento por dividirlo, debilitarlo de diluirlo a base de sobornos millonarios”.

Y es que la versión que ya circula en los espacios de la política y el poder, se sustenta sobre la base de que, hasta ahora el cabecismo todo lo ha conseguido a base de dinero.

De resultar cierta la aseveración del nuevo diputado morenista, en torno al acerado blindaje anticorrupción de la nueva legislatura guinda, entonces el escenario político que se avecina para el sexenio de la marca TAM, no pintaría nada bien, entre otras cosas por lo siguiente:

Adicionalmente a estar facultados para sumarse al desafuero y votar mayoritariamente por el nombramiento de un nuevo gobernador, los morenistas de la LXV legislatura local, tendrían el poder legal para remover a los actuales fiscales General de Justicia y Anticorrupción.

O sea, estarían facultados para desmantelar la actual estructura punitiva de la marca TAM, considerada como el principal instrumento utilizado contra los adversarios del sexenio azul. En términos coloquiales, le quitarían los afilados colmillos y las garras al panismo tamaulipeco.

Esa y no otra, es la ruta de los plazos que ya se han echado a andar en Tamaulipas.

Habrá que estar muy pendientes, especialmente cuando se habla de estos mega sobornos millonarios.

¿Echarán por tierra, los diputados morenistas, esa histórica afirmación del General sonorense Álvaro Obregón Salido, de que, “No hay General que aguante un cañonazo de 50 mil pesos”? Ahora serían 50 millones.

Habrá que ver de que está hecha la LXV legislatura morenista y tamaulipeca.