La otra inconformidad

0
107
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

José Inés Figueroa Vitela.-

Los partidos políticos en la contienda tuvieron que hacer concesiones estratégicas para llegar en mejores condiciones en la competencia.

En mayor o menor medida, respecto de las expectativas creadas en el origen, esas fórmulas redituaron o no a sus promotores, al reflejo de los resultados registrados en las urnas.

Lo que sigue será el motivo de las calificaciones, ubicación y prospectiva respecto de esas alianzas eventuales.

Los botones de muestra típicos, para los principales actores de la contienda, el PAN y Morena, son los casos de la inclusión como candidatos, del priista OSCAR ALMARAZ y el panista CARLOS PEÑA ORTIZ.

Los panistas de cepa repiten a soto voce, que pasada la elección de este año lo que urge es recuperar al instituto político.

“Queda un año de gobierno -estatal- para que el PAN se reposicione, recuperando la imagen perdida”, dicen, aceptando los yerros y propugnando por correcciones puntuales.

Camino de ese destino, el primer escollo que encuentran es la pretendida intención del expriista diputado federal electo en Victoria, por convertirse en el relevo del Cachorro, LUIS CANTÚ, en la dirigencia panista.

“Si uno de los errores cometidos en esta elección fue postular a priistas, entregarles la dirigencia estatal del partido es el fin del panismo en Tamaulipas”, se ha escuchado en los conciliábulos de aquellos.

En demérito del triunfo en el Distrito 5, deslizan cifras, advirtiendo que no ganó en Victoria, es decir, los victorenses no le refrendaron el voto por el que fue alcalde, que fue lo que vendió, o le compraron.

En ellas se asienta que contra los once mil votos de diferencia por los que ganó el abanderado del PAN, los municipios fuera de la cabecera distrital aportaron 23 mil, predominantemente por los oficios de “la Columna Armada Pedro J. Méndez”, que domina ese territorio.

Luego entonces, la deuda por el triunfo en el Distrito Federal central tamaulipeco no sería distinta a la que se tiene por los resultados en los municipios al norte y poniente de la Capital, y sería ajena a la figura del priista. Esas conclusiones pretenden sacudir la idea de que ALMARAZ pueda llegar a ocuparse de la dirigencia estatal panista, con lo que se cerraría definitivamente la eventualidad de que el panismo tradicional vuelva a ocupar las estructuras de mando, cuando el cabecismo se haya ido.

En Morena también empiezan a hacer escozor los afanes protagónicos de la alcaldesa reynosense, MAKI ORTIZ DOMÍNGUEZ, quien repite a quien quiera oírla, que va por la libre a la sucesión estatal del año entrante.

Según dice, de su chistera salió la mayor votación cosechada por el Peje-partido en Tamaulipas, el domingo pasado y así como hizo ganar el carro completo en Reynosa a Morena, puede provocar su derrota en la siguiente elección.

“Solo conmigo pueden ganar la gubernatura y no voy a regalarle a otro mi trabajo y mi dinero”, aseguran, es la postura irreductible de la MAKI, de manera pública, tras el triunfo de su hijo.

En las cúpulas del morenista nacional, los más se ríen de tales desplantes, pero aun en esos círculos, hay quienes conceden “el perjuicio de la duda”, a las afirmaciones de que la radicada en Reynosa, le llegó al precio a alguien, en el proceso interno reciente.

Contra los pretendidos argumentos de que el movimiento morenista en Tamaulipas descansa sobre las alforjas de la Alcaldesa central fronteriza, sus detractores observan que mientras ahí el refrendo se contabilizó en rededor de los 95 mil votos, en Matamoros, con mucho menos población, el alcalde MARIO LÓPEZ superó los cien mil.

Que si bien, como en Victoria con OSCAR y los panistas, la alianza algún rédito aportó a la causa, no fue el factor que definió la elección.

Las inercias que la imagen del presidente de la República, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, generó a favor de Morena en las urnas de este seis de junio, fueron el fiel de la balanza indiscutible.

Esa es la máxima enarbolada por los terceros interesados y observadores de dentro del morenismo tamaulipeco, a quienes empiezan a ser molestos los aspavientos de quien acaba de llegar y ya pretende transpolar los diferendos por los que transitó en el PAN desde que le asaltó la idea de que puede y debe ser gobernadora, a la de ya.

De la jornada postelectoral, ayer la alcaldesa capitalina con licencia, PILAR GÓMEZ LEAL, dio por concluido el proceso electoral, celebró la participación democrática de las y los victorenses y de los ciudadanos que fungieron como funcionarios de casilla.

Finalmente, felicitó al candidato electo –de MORENA- LALO GATTÁS por su triunfo y le deseó, de corazón, lo mejor por el bien de Victoria.

Hoy habrá sesión edilicia y en el acto doña PILAR reasumirá el cargo.

GATTÁS recibió su constancia de mayoría en cuanto concluyó el cómputo e igual, con la cordialidad, agradeció los buenos deseos de la Alcaldesa, dijo que la campaña quedó atrás y “amor con amor se paga”.

Desde Sinaloa, el partido y el gobernador electo, RUBÉN ROCHA MOYA, igual tuvo deferencias para el delegado nacional de MORENA, el senador tamaulipeco AMÉRICO VILLARREAL ANAYA, quien desde la precampaña acompañó y fortaleció el proyecto.

“Sin duda fue una labor titánica, en la cual, sin descuidar sus labores como senador de la República, AMÉRICO acompañó día y noche, escuchando exigencias de la gente, problemas que había y todo lo que podían hacer al respecto para generar el verdadero cambio que Sinaloa necesitaba”, ponderó.

El fruto de esos esfuerzos compartidos se lee en la aspiración de cambio de los sinaloenses, hoy encaminados a destino seguro con la elección de ROCHA y esa hambre por una transformación verdadera es común a los tamaulipecos, veremos.

La mayoría de los cómputos ayer tarde ya se había consumado en las instancias del IETAM.

El consejero presidente, JUAN JOSÉ GUADALUPE RAMOS CHARRE, declaró, a media tarde, que cotejadas las actas de cuatro mil 672 urnas, no se detectaron errores, a los ojos de consejeros, consejeras y representaciones partidistas.

“No estamos libre de errores, por tantos que intervenimos en la elección, pero siempre hemos actuado en corresponsabilidad”, dijo, instando a mantener la comunicación hacia el cierre del total de los cómputos que se esperaba para anoche o esta madrugada.

En Nuevo Laredo, la excandidata panista, YAHLEEL ABDALA, seguía asegurando que en el recuento se revertiría la ventaja que en el conteo preliminar reportó la morenista CARMEN LILIA CANTUROSAS.