¿Cómo reconocer cuando estas en una relación tóxica?

0
134
¿Cómo reconocer cuando estas en una relación tóxica?
¿Cómo reconocer cuando estas en una relación tóxica?
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Tal vez en alguna ocasión hemos estado o conocemos a alguien que ha tenido una relación tóxica, por lo que sabemos que estas pueden causar mucho daño.

Una relación tóxica no solo puede tratarse sobre una pareja, también puede ser la relación entre padre e hijo, madre y padre, jefe y empleado, o incluso entre amigos.

Las relaciones tóxicas por lo general funcionan como si fueran una esponja, que absorben de nosotros todo lo bueno, poco a poco, que no nos damos cuenta y en otras ocasiones de golpe y de forma abrupta.

De manera que sea una relación tóxica es mejor prevenirla antes de que se torne más difícil y pueda causarte más daño.

¿Cómo saber si la relación se ha vuelto tóxica?.

Una pareja tóxica es aquella que se ha perdido el respeto y compasión que se sabe son la base de todas las relaciones. Cuando hay peleas intensas, que no se resuelven de forma positiva.

Cuando hay insultos, gritos y violencia, tanto verbal como psicológica e incluso llega a la violencia física.

Cuando sus comentarios son sarcásticos, las críticas son de forma desagradable y hay manipulación, algo no anda bien.

Muchas veces nos resulta difícil identificar estas señales debido a que le buscamos justificación, especialmente cuando estamos muy comprometidos con los sentimientos hacia esa persona.

Por lo que no podemos ver estos síntomas, aunque se encuentren enfrente de nuestros ojos.

En las relaciones tóxicas a diferencia de las sanas donde la pareja se siente apoyada, conectada mutuamente; respeto, entendimiento y confianza, encuentras ataques personales y poco apoyo, habrá malos entendidos y las cosas se irán poniendo cada vez peor.

En ocasiones incluso se podrán sentir humillados (ya sea tu pareja o tu) y sientes que ya nada va a funcionar, tal vez es momento de decir: suficiente y salir de esa relación.

Lo primer paso es empezar por uno mismo, buscar lo que nos lleva a tener este tipo de relación, encontrar el problema; hablar con la pareja sobre el tema, qué se necesita cambiar, darse un tiempo para reflexionar, y en algunas ocasiones el terminar la relación será lo más sano para ambos, cuando esta nos hace un verdadero daño.