Cierran filas en torno a embarazos adolescentes

0
30
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Chantal Martínez Díaz.-

Cd. Victoria, Tam.-
La Comisión de Derechos Humanos del Estado de Tamaulipas (Codhet) forma parte del Grupo Estatal para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (Gepea), que en Tamaulipas registra un promedio anual de hasta 14 mil casos.

Los embarazos adolescentes son los que se presentan en menores de edad, incluso hasta en niñas de diez y once años.

Las activistas y defensoras de derechos humanos llaman a poner atención a los embarazos adolescentes, ya que las niñas no deben de embarazarse.

Además, destacan que cada caso debe investigarse de fondo para que se detecten más tipos de violencia, sobre todo cuando los padres son mayores que las adolescentes.

Recientemente la Codhet participó en el grupo, que tuvo como finalidad coordinar acciones entre las instancias que lo integran, a efecto de implementar estrategias sobre prevención del embarazo adolescente y de educación sexual.

En Tamaulipas hay varias políticas que buscan contener y disminuir el embarazo adolescente, como el Circuito sobre la Prevención de Embarazo Adolescente y el Circuito de Prevención de Adicciones.

Leticia Tavares Calderón, directora de Atención a Grupos Vulnerables de la Codhet, estuvo en la sesión ordinaria y mesa de trabajo del Gepea, actividad que tuvo como finalidad fortalecer la capacidad de incidencia y mejor instrumentación de las acciones a realizar de manera transversal por las instancias integrantes del grupo, en la prevención y atención del embarazo adolescente.

Cabe mencionar que al menos el “el 55 por ciento de las niñas entre diez y 14 años que tuvieron un hijo nacido vivo en la entidad, reportaron que el hombre tenía entre 18 y 50 años”.

“Se trata de que las niñas estarían siendo obligadas o manipuladas por adultos en un marco de normalización de la violencia y de baja efectividad en materia de procuración de justicia”, señala el organismo internacional Ipas México.

En Tamaulipas aún no se impulsa la educación sexual integral, que promueve la autonomía para que se tomen decisiones sobre sus cuerpos, eliminando estereotipos y prejuicios de género, generando una sociedad más responsable.