Ni antes, ni después

0
61
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Clemente Castro González.-

El diputado ERASMO GONZÁLEZ trae al menos tres “palancas” que le pueden facilitar abrirse paso entre los prospectos de Morena, para estar en la boleta de los comicios que se llevarán a cabo en junio del 2022.

Le favorece ser presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados en tiempos en que se arma la repartición del recurso; le viene a modo ser muy cercano al dirigente nacional de Morena, MARIO DELGADO, en un momento en que hay que encauzar al partido en la entidad; y para sus afanes proselitistas igual le queda a propósito para eso, que su instituto haya obtenido la mayoría de los legisladores en el Congreso local y que sumó triunfos en las alcaldías en las cuales se concentra el grueso de los electores, con excepción de Tampico.

Y como ERASMO no es “maniatado” entiende las áreas de oportunidad que se le presentan y no duda en sacarle provecho.

En efecto, es muy estratégico y aguzado para promoverse, y esto incluye el cabildeo que hace con el propósito de continuar en la siguiente Legislatura federal al frente de la importante Comisión que ahora dirige.

Además, sabe manejar al dedillo el discurso conciliador y lo utiliza de manera fina, al subrayar que la condición para que su partido logre el triunfo en las elecciones venideras es que haya unidad y organización. “Esa es la fórmula”, reitera cada que hay alguien que lo escucha.

¿Quién podría contradecir la tesis del maderense, en un contexto en el que es imprescindible cerrar filas para vencer al adversario común, que es el PAN-gobierno y aliados?

El diputado tiene claridad y trae urgencia y así lo demuestra. Por eso, luego de expresar que le interesa la candidatura a gobernador, tomó en serio su destape y se puso en acción con una agenda que le da ventaja sobre el resto de sus compañeros de Morena, que también aspiran a relevar al actual mandatario, FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA.

Y es que el diputado bajó a territorio con una “narrativa” que suena natural y lógica, al convocar a reuniones con integrantes de la clase política de su partido, principalmente alcaldes, legisladores y funcionarios de dependencias federales, en la antesala de la aprobación del presupuesto que aplicará el año entrante, cuando hay elecciones.

Entre las fortalezas de GONZÁLEZ ROBLEDO está que ningún alcalde le sacará la vuelta, ya que él sabe de proyectos y su viabilidad, aunado a la capacidad de cabildeo y gestión que ostenta.

Hacia esa área de oportunidad enfoca sus baterías y lo hace sabiendo lo que significan sus buenos oficios a fin de que los munícipes cumplan compromisos contraídos con los ciudadanos.

Al conocer el terreno que pisa, el distinguido morenista habla en sus charlas de aspectos específicos que tienen que ver con rezagos, a los que urge dar salida, por ejemplo, los problemas que enfrentan las comisiones de agua potable y alcantarillado de la entidad, en cuanto a pasivos y hasta el incremento de tarifas, que más de un organismo acaba de impulsar en perjuicio de los sufridos usuarios.

Tampoco ignora lo males crónicos de falta de pavimentación y servicios públicos en los municipios.

De modo que el maderense trae tema y suficientes tiros de precisión para Madero, Altamira, Victoria, Matamoros, Río Bravo, Reynosa y Nuevo Laredo, en donde triunfaron sus camaradas, ADRIÁN OSEGUERA, ARMANDO MARTÍNEZ MANRÍQUEZ, EDUARDO GATTÁS, MARIO LÓPEZ, HÉCTOR VILLEGAS, CARLOS PEÑA ORTIZ y CARMEN LILIA CANTUROSAS, en forma respectiva.

Pongamos en perspectiva el caso de Victoria en donde el alcalde electo, EDUARDO GATTÁS BÁEZ, lo que necesita es tener aliados de la influencia política, legislativa y de gestión del GONZÁLEZ ROBLEDO.

Incluso el propio diputado dio cuenta, en una rueda de prensa convocada para promoverse, que había sostenido una reunión de trabajo con el munícipe capitalino y su equipo técnico, en la cual se abordó lo de la segunda línea del acueducto y lo de la pavimentación.

Es decir, GATTÁS BÁEZ está en la ventanilla adecuada, similar a sus colegas de otros municipios, para aterrizar y conducir los proyectos que sirvan a su causa.

Significa que si se logra bajar recursos a municipios a través de las dependencias federales, los buenos de la película no solo serán los alcaldes, sino también su patrocinador.

Incluso es entendible que del Ejecutivo estatal modere lo de la confrontación con el Gobierno de la República y los diputados y, en lugar de ello, se anime al diálogo con ERASMO al frente, para ver lo de los pesos y centavos que se ejercerán en Tamaulipas en el presupuesto 2022.

Diríamos que ERASMO está en el momento y lugar apropiado para capitalizar logros producto de sus buenos oficios, utilizando el respaldo y blindaje que le pueden brindar los alcaldes y los legisladores de Morena que integraran la Sexagésima Quinta Legislatura, misma que entrará en funciones el uno de octubre.

Bien decían los avezados en la política de antaño: “ni antes, ni después”.