Tamaulipas despenalizó el aborto

0
77
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

Nuevamente se apunta en la agenda nacional el polémico tema del aborto, luego de que hace unos días en Veracruz se despenalizó, a lo largo del país se han escuchado y leído decenas de opiniones encontradas.

Los que están a favor señalan que es decisión de la mujer decidir si tiene o no a su hijo.

Los más duros han sido de los que están en contra. La mayoría coinciden en que es una aberración y un asesinato. Dicen también que Dios no lo permite, y que ahora van ir corriendo todas las mujeres a abortar.

Pero muchos de los comentarios, tanto los que están a favor, como de los que están en contra no han argumentado sus dichos.

Puedo asegurar que, una de dos: o no han leído el dictamen aprobado o bien, no le entendieron.

El asunto es claro: se está descriminalizando el aborto. Sólo eso.

¿Qué quiere decir? Simple. Que no se va a meter a la cárcel a una mujer si decide abortar. Ni tampoco enjuiciar al médico que lo practique.

Con esa Ley, en ningún momento se fomenta el aborto. Ni todas las mujeres van a correr a abortar y con ello se acabe la reproducción humana.

La Ley establece una serie de condiciones para permitir ese hecho. Pero además, permitirá que se haga en las clínicas y no de manera clandestina, lo que provocaba serios problemas.

El asunto es fácil: si no quieres abortar, no lo hagas y ya. Pero no puedes prohibir que alguien que sí lo necesita, lo pueda hacer.

Según estudios (serios) el 80 por ciento de criminales, son hijos no deseados, entonces esta situación en un momento dado, puede ayudar a cortar de raíz muchos de los problemas que actualmente tenemos.

Aunado a ello, en las escuelas hay muchos conflictos con niños que no los quieren sus papás; que no son queridos y que enfrentan otro tipo de fenómenos, en donde además, hay terceras personas afectadas.

Insisto, quien no quiera abortar, que no lo haga, pero quien sí lo quiera hacer, deben permitírselo. Al final de cuentas, con la Ley o sin ella, lo van hacer y es mejor llevar un control.

¿Y en Tamaulipas cuándo?

Tamaulipas es una de las entidades que, si bien, protege a un ser, desde el momento de su concepción, también da la oportunidad a las mujeres de decidir, que aún y cuando las sanciona, las penas no son corporales.

Esas Reformas al Código Penal estatal fueron aprobadas en diciembre del 2010, y en ellas otorgan libertad a una mujer de solicitar como “castigo” un tratamiento médico integral o una terapia psicológica.

EN CINCO PALABRAS.- No va a pasar nada.

PUNTO FINAL.- “La culpa no es del indio, sino de quien lo hizo candidato”: Cirilo Stofenmacher.

Twitter: @Mauri_Zapata