Protestan en El Salvador contra la reelección presidencial y el bitcoin

0
23
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Miles de personas salieron el miércoles a las calles de la capital salvadoreña para protestar contra el gobierno del presidente Nayib Bukele en rechazo al bitcoin, la reelección presidencial y lo que consideran un irrespeto a la separación de poderes.

Es la primera protesta masiva contra la administración de Bukele, quien asumió el 1 de junio de 2019 para un periodo de cinco años.

El mandatario no reaccionó de momento a la manifestación, aunque la víspera invitó a los salvadoreños por las redes sociales a sintonizar una cadena nacional que ofrecerá el miércoles por la noche en el día en que El Salvador y sus vecinos de Centroamérica festejan la independencia de España.

“Ha llegado el momento de defender la democracia… Esta marcha es simbólica, representa el cansancio de tantas violaciones a la constitución; es un reclamo a estas nuevas modalidades de esclavitud”, dijo a periodistas el exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia, Sidney Blanco.

“No estoy diciendo que es el momento, pero podría ser la antesala para la insurrección”, advirtió.

En la marcha participan grupos feministas, estudiantes universitarios, ambientalistas, sindicatos, defensores de los derechos humanos, partidos políticos opositores, exjueces y representantes del Colegio Médico de El Salvador.

Los médicos se sumaron a la manifestación para exigir al gobierno claridad en las políticas de salud. “Es una manera de manifestar nuestra inconformidad de cómo se están dando las cosas”, manifestó Roberto Majano, vicepresidente del colegio.

Milton Brizuela —quien dirige ese gremio médico— dijo que “para nosotros es importante la independencia judicial, como ciudadanos estamos preocupados por las medidas que ha tomado el gobierno y la Asamblea Legislativa”.

No se reportaron de momento mayores incidentes durante la marcha, aunque los organizadores denunciaron que un grupo de encapuchados, a los que consideran “infiltrados”, destruyeron carteles publicitarios y mancharon las paredes de negocios privados. Otro grupo de encapuchados incendió una moto, sin que se reportaran heridos.