junio 20, 2024
Publicidad
septiembre 25, 2021 | 148 vistas

Desde que existen las apuestas deportivas, los partidos dejaron de ser el único entretenimiento en los estadios. Los aficionados se pasan horas haciendo cálculos, revisando su capital y arriesgándose a la victoria de ciertos equipos. Esto sucede en sectores especiales de casinos, pero también en sitios online, como bet365, donde el furor por este tipo de apuestas va en constante crecimiento.

Ya no solo se trata de establecer un ganador, un perdedor, un empate o un campeón. En el caso del fútbol, uno de los deportes más populares del mundo, los tipos de apuestas trascendieron los resultados. No alcanza con arriesgarse a la victoria de un club o selección nacional, sino que se buscan otros detalles del juego que puedan ser aptos para apostar. En ese sentido, ocurrieron extraños sucesos en los que algunas personas afortunadas pudieron ganar dinero con situaciones realmente inesperadas.

Suárez y su gol con los dientes

El delantero uruguayo, Luis Suárez, llegaba al Mundial de Brasil 2014 con dos antecedentes importantes. No, no se trata de títulos ni de goles, sino de mordidas. Ya reconocido y apodado como “el dientón”, Suárez había atacado a Otman Bakkal, jugador del PSV de Holanda, en 2010. Tres años después mordió a Branislav Ivanoci, rival del Chelsea, lo que representó una sanción de 10 encuentros, más una compensación económica.

Pero el sueño de todo futbolista es mostrar sus habilidades en un mundial. Por este motivo, varias personas decidieron apostar a que, durante el torneo, el uruguayo iba a morder a algún rival. Una casa de apuestas noruega eligió abrir la jugada y, cuando finalmente Suárez mordió a Giorgio Chiellini en el encuentro Uruguay-Italia, tuvo que repartir 50 mil euros entre 167 ganadores. Los más afortunados se llevaron casi mil dólares.

El título del Leicester

No hay que ser un experto del fútbol para saber que el club Leicester City de Inglaterra no se encuentra entre los más importantes del mundo. Ni siquiera de las ligas de su país. Sin embargo, un aficionado muy confiado decidió apostar 50 libras esterlinas porque ese equipo saldría campeón, al comienzo de la temporada 2015/16.

Aunque la jugada era realmente insólita, también lo fue esa temporada para el fútbol inglés. La campaña del Leicester fue contundente. A medida que transcurrían las jornadas, se lo podía ver luchando el título de igual a igual con gigantes como el Arsenal, el Tottenham o los de Manchester. Finalmente, se coronó campeón por primera vez en más de 130 años de historia, y el aficionado también: se hizo con un título de 70 mil libras.

Agustín Doblado y el Betis

La leyenda de este joven español encierra amor, fanatismo y valentía. Comenzó con una jugada bastante simple de resultados en una fecha del fútbol de su país. La boleta contenía 14 partidos, donde se debía marcar por victoria, derrota o empate. Su costo: 50 centavos de euro. Pero todo cambió cuando pasaron 13 de los 14 encuentros con aciertos de Agustín.

En ese momento, la casa de apuestas se comunicó con él para ofrecerle un premio de 4 mil euros, sin tener en cuenta el último partido, con el que podía aumentar esa suma. Ahí comenzó a jugar el corazón del joven, ya que ese encuentro tenía que disputarlo el Betis, club de sus amores, frente al Leganés. Con la posibilidad de perderlo casi todo, el joven siguió adelante, y le salió bien. El Betis triunfó, tal como lo tenía marcado en su boleta, y su premio ascendió a 9700 euros.

Comentarios