Gattás: nace liderazgo político en el centro de Tamaulipas

0
221
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Fernando Acuña Piñeiro.-

Después de años que parecieron siglos de oscuridad, vuelve la luz a irradiar claridad y destino en Ciudad Victoria. Me parece que en relación con el pasado, existe una diferencia digna de subrayarse: el liderazgo social del ya virtual alcalde capitalino Eduardo Gattás Báez no proviene del regalo fácil del poder, más bien se forjó en la candente realidad de las calles ciudadanas, entre caminatas y saludos de la gente ansiosa de cambios.

Lo de Gattás fue una democracia trabajada, sufrida y combativa. Así lo atestiguamos quienes lo acompañamos desde antes que fuese candidato formal del morenismo, en aquella terrible interna, y posteriormente ya en la constitucional, donde Lalo fue el candidato guinda, que se sacó la rifa del parentesco texano empeñado en seguir torturando a los victorenses.

Hoy, las cosas son muy diferentes para efectos de expectativas. Pero la memoria de los hechos que empedraron la ruta de Gattás hacia el poder del Ayuntamiento, ahí están, para quienes gusten verlos.

Ciertamente, lo del dinámico alcalde electo de Morena, que este 30 de septiembre llega al poder municipal del 17 no fue concesión gratuita.

Ahora se los puedo afirmar con conocimiento de causa: fue una batalla memorable, más resonante que el resto de otras grandes ciudades hermanas, por dos motivos fundamentales: el cabecismo se negaba a soltar la Capital, y su candidata azul, no era postulada por un partido, sino por un clan sexenal. Las cosas así se dieron.

¿Pero ahora qué es lo que sigue? Donde vemos a Eduardo Gattás? El nuevo jefe político victorense, ha dado pasos gigantescos en el escenario político nacional. Recientemente fue nombrado como Vicepresidente de la AALMAC, la Asociación de Autoridades Locales de México, cuyo liderazgo real pertenece a la jefa de gobierno de la CDMX Claudia Sheinbaum, considerada hoy por hoy, como la puntera en la carrera por la Presidencia.

La AALMAC es una agrupación fundada en 1997, y cuenta con una larga trayectoria democrática en el país. Sus objetivos son los de facilitar una interlocución efectiva entre las tres esferas de gobierno.

No necesitamos decirles que, este tipo de posicionamiento por parte del alcalde victorense, se traducirá en un notorio incremento de su capacidad de gestión ante las puertas claves del presupuesto obradorista. O sea, lo que hoy con los azules siguen siendo puertas cerradas y enemistades, con la llegada de Gattás, será la recuperación de las inversiones y del progreso que nunca debieron de colapsarse.

¿Hay alguna lectura política en todo esto? Por supuesto que sí: porque de esa oscuridad en que aquellos que les platiqué dejaron sumida a Victoria, hoy la sociedad de este pueblo generoso y trabajador, tiene la oportunidad de construir junto con su alcalde un destino más promisorio para sus padres, sus hijos y sus hermanos.

Algo que me gustaría destacar es que, este nuevo liderazgo político y social de Gattás, pronto se hará visible en todo el centro de Tamaulipas, debido a que Victoria es la hermana mayor de una región aledaña, con mucho potencial agrícola, citrícola y pecuario.

Desde mi punto de vista, habrá que darle la confianza al nuevo alcalde victorense. Bienvenidas sean las nuevas políticas públicas incluyentes que beneficiarán a grandes sectores de ciudadanos.

Cierto, no tenemos porque callarlo: le dejan un verdadero cochinero a Lalo, pero sí tuvo la fuerza para llegar, en las condiciones más extremas de la geografía política estatal, también tendrá las agallas para encabezar con éxito una transformación que ya se ha puesto en marcha.

En nuestra calidad de analistas, estaremos muy pendientes de la evolución que habrá de darse con el histórico arribo del primer gobierno morenista, en la capital tamaulipeca.

LG, (Lalo Gattás), la nueva marca política que ha surgido en el centro de nuestro estado, está por dar inicio en ciudad Victoria.

Trae un equipo joven y con muchos deseos de trabajar por este pueblo. Estos sí son de aquí, de esta tierra. Son productos made in Vicky. Se acabaron las importaciones de artesanías políticas texanas.

La gente que votó por el cambio, confía mucho en él. Todo sea por Victoria.