Diputado ‘mareado de poder’

0
124
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Claudia Vázquez.-

Dicen que la soberbia, el tráfico de influencias, el “agandalle” y todo lo que sirva en beneficio propio, es lo que distingue a políticos faltos de ética, de ideología y vividores del ejercicio del poder.

Quizás tengan razón, porque habrá que recordar la frase que dice: Si quieres conocer a un hombre, dale poder.

Y el pueblo es sabio, cuando señala las actitudes de aquellos representantes del pueblo que cuando llegan, no es para servir, sino para servirse.

Esto es lo que mantiene decepcionados a quienes votaron el seis de junio por José Braña Mojica, un diputado local que hoy se exhibe como el político tradicional, de esos que la “4T” exhibe y crucifica todos los días.

Quienes están en su entorno, aseguran que atrás quedó la ideología del “pariente” de ya saben quién, así como la austeridad republicana y la resistencia al uso de poder a beneficio personal.

Sus compañeros diputados (como dirían los priistas: de sector y de partido) lo acusan de altanero y prepotente. Dicen que su cambio de mentalidad es tal, que ahora exige le autoricen siete asesores parlamentarios, pero con la advertencia de que si hay necesidad de más, lo informará, consciente de que su pretensión es un exceso.

Pero, además; los enterados refieren, que una muestra de uso de poder es la incursión de sus parientes a la nómina de uno de los municipios más importante del Estado. Obviamente que este es gobernado por un morenista.

Este es el nuevo José Braña, al menos; así lo dibujan quienes le rodean, y lo divulgan por que se dicen dolidos, traicionados en sus convicciones de verdadera transformación; no hubo cambio de paradigma.

Cierto o falso las actitudes como dicen que tiene Braña Mojica, no favorecen en nada al proyecto de la 4T, y tampoco a Morena, aunque se tendría que aceptar que el movimiento guinda solo es membrete en Tamaulipas, aquí lo que motiva el apoyo de los ciudadanos a los abanderados de este partido, es el trabajo de su líder moral. Guste, o no.

Pero aquí no termina porque dicen que hay más. Veremos y diremos.

LA ÚLTIMA

¿En qué trabaja el muchacho?, es la pregunta que plantearon los ciudadanos cuando se escuchó el nombre de Erasmo González Robledo, y su “aspiración” por la gubernatura de Tamaulipas.

Al ciudadano le sorprendió que el diputado federal “sueñe” tan alto, cuando lo único que ha buscado o se ha empeñado es estar en el ánimo de aquel que enarbole la bandera de Morena en la contienda del 2022, pues con ello, tendría el apoyo del gobierno en turno para buscar la senaduría, o bien, una posición dentro de la estructura estatal.

En pocas palabras, Erasmo González Robledo solo está buscando la sombra de quien detente el poder en la entidad, de ahí que se haya convertido en el “acompañante” de los aspirantes al Gobierno del Estado, y prueba de ello es su presencia en cada evento.

Sin lugar a dudas que tiene derecho a pensar a futuro, pero la pregunta es, ¿A qué hora trabaja? porque el quehacer legislativo ha quedado de lado, o por lo menos es la percepción, y lo basan por la falta de apoyo del legislador, que siendo presidente de la Comisión de Presupuesto en el Congreso de la Unión, Tamaulipas no se perfile con un incremento significativo para el 2022.

Ahora sí que con esos “representantes”, para que queremos enemigos.

claudia01vazquez @hotmail.com