La partida secreta

0
120
Tiempo aproximado de lectura: 5 minutos

José Inés Figueroa Vitela

Le han llamado de muchas maneras y se ha tasado en variadas cantidades, sumas respetables para los haberes del grueso de los particulares, pero que en el oficio público pueden llegar a catalogarse como “marginales”.

“La partida secreta”, o como usted haya escuchado que le llaman al rubro del presupuesto que no aparece en las cuentas públicas, ni se contabiliza en los informes y arqueos oficiales, siempre ha existido, igual entre los órdenes de gobierno, como en los poderes públicos.

Es una suma que igual se aplica para el cumplimiento de compromisos institucionales informales que, para el pago de ayudas sociales, políticas, económicas y sociales, para resolver y destrabar eventuales problemas del oficio público.

Citando ejemplos, la Secretaría de la Reforma Agraria en su tiempo tuvo a su cargo la subvención de organizaciones campesinas, disponiendo de recursos, además, para dirimir conflictos agrarios, lo que luego asumieron las instancias de “gobernación”, en un amplio espectro de atención a sectores gremiales.

Particularmente, en los Congresos, el cabildeo o negociación de determinadas leyes y decretos de interés especial, ha formado parte del uso de ese margen de operación presupuestal al que llaman, “recurso para la gobernabilidad”.

En alguna legislatura hasta se puso nombre al recinto donde se hacían los cabildeos: “ya pasó por el privado de la democracia”, se decía, cuando algún diputado reacio, de pronto cambiaba de opinión respecto de determinado tema.

El apartado de la publicidad y propaganda, el cuidado de la imagen institucional, aunque tiene un ramo dentro de la estructura presupuestal, igual en buena medida se ha remitido históricamente a la caja de “la partida secreta”.

Los funcionarios y políticos, en general, les ha gustado creerse que son bonitos de nacimiento y esconden todo lo que pueden, el uso del maquillaje mediático, llamado propaganda, que es, además, de lo que viven los medios.

Eso, que era una práctica común mientras coincidieron en origen partidista, el ejecutivo y el legislativo, pasa por un periodo de reacomodo, ahora que la mayoría y el gobierno del Congreso local debuta en una corriente distinta a la del Gobierno estatal.

El Presidente morenista del Congreso, ARMANDO ZERTUCHE ZUANI, ha advertido que apenas el 0.05 por ciento del presupuesto estatal, es el que se destina a la operación del Congreso local, como un menosprecio a su investidura.

Evidentemente, de manera nominal, puede ser que esa sea la relación en la distribución presupuestal, pero, de entrada, ahí ya no aparece “la partida secreta” y el ejecutivo, conservará la decisión de pagar las muchas acciones que desde el Congreso se han hecho, sin estar cargadas en su presupuesto.

El ahorcamiento presupuestal del Congreso, limitando su campo de acción al pago de las nóminas y el gasto corriente, de servicios y eventualmente mantenimiento, pretendería poner al Poder Legislativo en calidad de una dependencia más del ejecutivo, como operan todos los entes “autónomos”.

Pretenderían poner al Presidente del Congreso, en la misma fila de los empleados de los tribunales, institutos, fiscalías y “órganos de control”, cada mes esperando a que se abra la caja de gobierno, para ver cuántos de sus requerimientos les autorizan y pagan.

Siempre pasando por el arqueo a “los servicios prestados al Estado”, que ellos reducen al poder ejecutivo en su cúpula.

A diferencia de los demás sujetos a esa relación tortuosa, el Congreso Local tiene las facultades no solo de definir el presupuesto, sino además de auditar, evaluar y sancionar el ejercicio de los recursos públicos.

Hipotéticamente, es el gobierno –como llamamos al Poder Ejecutivo-, el que está sujeto a la representación popular concentrada en el Poder Legislativo, cuyas facultades alcanzan para enjuiciarlo y someterlo a buen resguardo.

La maraña de complicidades que se ha desplegado a partir, precisamente, del manejo presupuestal licencioso, igual tiene un coto en las facultades legislativas.

El actual Congreso va tener que llamar a cuentas en principio, al Auditor Superior del Estado, para que de cuenta cómo es que nunca se dio cuenta del desvío de recursos que sí ha detectado la instancia federal, cómo nunca detectó las compras y obras simuladas para la sustracción de presupuesto, así como los fondos de fideicomisos, que fue a parar a cuentas particulares, documentado por la Unidad de Inteligencia Financiera federal.

Alguno de los diputados gritones de la oposición, están involucrados en ello.

En cuanto Morena asuma el papel de mayoría y responda a la confianza que le depositaron los tamaulipecos en las urnas, para propiciar un cambio y sancionar los excesos, va a poder remontar las trabas y las taras que están inhibiendo el inicio de su gestión.

La “partida secreta” no tiene qué seguir siéndolo, si se llama a cada cosa por su nombre y se liquida esa pretendida relación de complicidades, propiciada desde el poder público, para pervertir la opinión pública.

Otro lugar a donde llegó la desinformación, es la representación estatal de los programas sociales federales, especialmente en lo que hace al programa de vacunación contra la pandemia del coronavirus, que mantiene a la expectativa a todos los tamaulipecos.

A través de sus mensajes unilaterales a través de las redes sociales -negocio de extranjeros-, el flamante delegado RODOLFO GONZÁLEZ VALDERRAMA, solo ha dicho que este mes quedarán inmunizados todos los mayores de 18 años, pero no se ha atrevido a anunciar la agenda, como su antecesor hacía puntualmente.

POPO, parece más entusiasmado con promocionar escenarios construidos exprofeso y por encargo, de división partidista, que en decirle a la gente en los municipios, cuándo y dónde van a ser vacunados.

Que con su PAN se la coma.

En Victoria capital, el flamante alcalde LALO GATTÁS, realizó una gira de supervisión, por las obras de bacheo, que en primer término se andan haciendo en el primer cuadro de la Ciudad y las avenidas más transitadas.

Aunque tampoco les han dejado saber cuál será el trato presupuestal del estado, respecto de las participaciones propias y las que por esa vía les mandan de México, consiguió 14 toneladas de material asfáltico regalado por empresarios, y con eso anda ya dando respuestas.

Va a México por más.

Igual dio la bienvenida a la iniciativa de ley de austeridad que los diputados de su partido presentaron en el Congreso, bajo la premisa que ni celular, ni gasolina, se ha dado a sus colaboradores, ni a él mismo.

Además que la Tahoe High Sierra último modelo que tripula, de a millón 680 mil pesos de contado, tampoco es del ayuntamiento, sino suya de él, por si alguien pensaba sugerirle “que la regresara”.

Los vehículos de lujo en el gobierno, forma parte de la propuesta aquella.

En el Consejo General del Instituto Electoral de Tamaulipas, ayer se aprobó la integración del Comité Técnico Asesor para el Programa de Resultados Electorales Preliminares, que operará para la elección de gobernador el cinco de junio del año entrante.

Lo integran especialistas como Martha Karina Butrón Balboa, Joel Enrique Picazo Vázquez y Juan Carlos Martínez Andrade, todos académicos, experimentados en las ciencias aplicadas en aquellos trabajos.

Aparte se dio cuenta de la larga lista de casos que llegaron hasta las últimas instancias jurisdiccionales, respecto de la elección del pasado seis de junio, las últimas sentencias y los que aún se encuentran en etapa de sustanciación, aunque ya nada incidirán en la conformación de ayuntamientos y Congreso, que ya se encuentran en funciones.

Aspirante del PRI declarado, el exlíder legislativo RAMIRO RAMOS SALINAS tuvo reuniones con colonos y líderes de opinión en Victoria capital, con quienes compartió su visión de un mejor Tamaulipas para todos.