Caso hipotético

0
204
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

En otras columnas he comentado que todo indica que la balanza azul ya se inclinó hacia un lado y que esa candidatura huele a caña de azúcar. Pero también he comentado que nada está dicho y que todo puede pasar, en donde puede haber escenarios “C” e incluso hasta “D”.

En pocas palabras: hasta el último minuto tiene sesenta segundos, como decía el célebre don Fernando Marcos.

Eso sí, en Acción Nacional se requiere de unidad. Ahí sí es fundamental y bajo esa premisa también (creo yo) se deben estar tomando las medidas.

Del mismo modo, se debe vislumbrar el panorama político que se dará en las siguiente semanas, es decir, la definición de la candidatura, pero antes la oficialización de la alianza con el PRI y el PRD.

Es un hecho, que allá en la Ciudad de México ya decidieron. Alito, Marko y Jesús ya lo pactaron, sin importarles lo que digan sus respectivas militancias en Tamaulipas.

Y es ahí, en donde se mueven muchas cosas.

Si bien es cierto, en lo local ya hay una decisión, en lo nacional podría cambiar, si Jesús, Marko y Alito así lo acuerdan.

Y es ahí en donde la figura de Gerardo Peña Flores podría destacar.

Cierto. Ya lo había comentado y lo sostengo: no es un buen producto para la venta; no es un candidato muy vendible, sin embargo, está catalogado como el que atraería aquellos tres reflectores, es decir, el amarillo, el tricolor y, desde luego, el azul.

Por cierto, el diputado federal se reunió hace unos días con el dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano, uno de los líderes del partido que formarán la alianza, pues se sabe que el legislador ha logrado diversas alianzas en las altas esferas del poder para sacar una candidatura de unidad fortalecida.

Gerardo Peña tiene un pro muy importante, y eso hay que tomarlo en cuenta: salvó el fuero del gobernador, además de que logró una serie de reformas legislativas para blindar a los funcionarios actuales, al menos tres años después de que concluyan su encargo.

Se rodeó de gente inteligente y con mucho conocimiento para establecer esas reformas que le dieron a la administración estatal tranquilidad para concluir el sexenio.

O sea, en la parte más álgida del gobierno fue el frente más fiel que defendió la soberanía del estado y del Congreso tamaulipeco.

Por eso menciono que todo puede pasar, aún y cuando parece que la balanza ya está inclinada hacia un lado.

En suma: Gerardo Peña Flores todavía tiene una vela prendida y no se le puede descartar.

EN CINCO PALABRAS.- Todos dicen liderar las encuestas.

PUNTO FINAL.- “En política, los finales son infelices”: Cirilo Stofenmacher.

Twitter: @Mauri_Zapata