Comentarios previos a tu afiliación en Morena

0
50
Héctor F. Saldívar Garza.
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Héctor F. Saldívar Garza 

Si alguien desea afiliarse a Morena, consideramos importante que revise con detenimiento los comentarios que plasmamos en el presente artículo, lo cual realizamos con el propósito fundamental de que los interesados estén enterados del contexto al que se incorporarán y lo que se espera de cada nuevo miembro que se integra.

Por principio, debemos señalar que el líder incuestionable que organizó este instituto fue Andrés Manuel López Obrador, y en sus inicios se constituyó como movimiento, lo cual le facilitó al organismo ser incluyente. En él se agruparon personas de diferentes tendencias políticas, pero consideramos que abrumadoramente se decantaron hacia su cobijo, quienes manifestaban tendencias de izquierda.

Aquí debe aclararse un error común que algunas personas mantienen en sus concepciones, y es el considerar de izquierda radical a quienes han integrado en su ser una consciencia hacia la izquierda del espectro político, forjada con ideología de pensadores identificados con lineamientos socialistas o incluso comunistas, como por ejemplo Gramsci, Marx, Rosa Luxemburgo u otros similares. Esto, por supuesto que no es correcto.

El concepto radical en un sentido u otro del panorama político tiene una clara definición. Si revisamos el término de acuerdo a su etimología, comprenderemos que se refiere a ubicarse en las raíces del punto tratado, lo cual implica una situación extrema, pero no radical, ya que este término se vincula con la realización de acciones intransigentes, irregulares e incluso ilegales como las terroristas. De tal manera que una cantidad considerable de personas es probable consideren a quienes se oponen al modelo neoliberal como radicales sin que lo sean; el que piensen de esa manera favorece a los grupos de poder internacionales, porque se mantiene el estatus quo, el cual, además, puede reforzarse a través de los medios, promoviéndose generalmente oposición a quienes se ubiquen en contrapuesta al mundo neoliberal, que es el aceptado por prácticamente la totalidad empresarial y los intelectuales orgánicos actuales.

Continuando con la temática, señalamos que es común relacionar la mentalidad de izquierda con el apoyo a las causas sociales más desfavorecidas, y esta ayuda debe manifestarse con lo que los interesados en servir posean, ya que se puede ser útil de diversas formas.

Sin embargo, debe quedar claro que como se han agregado al partido personas con diversas mentalidades, algunos contienen en su intelecto más intereses materiales que ideológicos, lo cual ha generado considerable divisionismo en los líderes, ya que algunos, ubicados en el Comité Ejecutivo Nacional (CEN), por su anhelo de encontrar una posición de mayor jerarquía han aceptado acciones opuestas a las posturas de los originarios de morena, haciendo equipo con el presidente del organismo, que tampoco proviene de la izquierda, y los que mantienen la postura inicial se han aliado con el ideario del líder ideológico Dr. Enrique Dusell y el Maestro Barajas, dirigentes de la Secretaría de Educación del ente y el Instituto Nacional de Formación Política, respectivamente.

El interés primordial de estos últimos es que el partido se supere con mayor poder ideológico, forjando gente joven para que en el futuro inmediato se hagan del poder político y continúen calando hondo en la sociedad para recuperar el tiempo perdido por tanto desorden político y económico de las familias encumbradas en estos sectores sociales.

El panorama, como se vislumbra, no es sencillo, y a nuestro concepto mucho influirá la persona que logre llegar a la presidencia del país en el 2024; asunto que tiene ya tiempo trabajándose en varios frentes. Por tal razón, es trascendente que la sociedad esté debidamente informada y consciente de lo que sucede, para en su momento tomar la decisión más correcta, que a criterio propio es mantener la línea social que el régimen actual presenta.

Es evidente que no existe un líder en el país que pueda suplir totalmente a AMLO en algunas de sus características personales, como honestidad, visión política, intereses sociales, inteligencia y el amor por México. De tal forma que mientras él se dedica a aprovechar el tiempo en promover desarrollo nacional e incluso mundial, otros, desde tiempos pretéritos, vienen estableciendo vínculos políticos para el futuro, que siendo puntillosos, en ocasiones lo realizan incluso con personas que representan a los sectores más criticados por la sociedad en cuanto a sus acciones políticas cuando desempeñaron funciones administrativas o partidistas en organizaciones diversas e incluso ya extintas algunas y otras a punto de sucumbir, precisamente por las particularidades de estos seudopolíticos.

Algunos de ellos ya se encuentran posicionados por Morena en cargos de elección popular, para que en su momento puedan responder con igual moneda al presidenciable que los incorporó.

A estos poco respetables ciudadanos se refería López Obrador, cuando afirmó la existencia de ambiciosos vulgares que participan en política sin poseer ideales, solo objetivos personales, los cuales pretenden lograr a cualquier precio.

El escenario actual requiere corregirse cuanto antes, para regresar a la posición inicial del partido que fue “con el pueblo todo, sin el pueblo nada”. De no cumplirse con este principio, se corre el riesgo de perder el rumbo y un candidato sin compromiso con la base de la sociedad puede colarse a triunfar en los comicios federales próximos.

Lo que corresponde realizar de manera organizada, es preparar a la gente, primero informándole sobre los acontecimientos actuales y en seguida conscientizándola de los riesgos que se están corriendo si permanecemos indiferentes permitiendo que sólo los demás actúen.

Estas acciones deben redundar en romper con la ingenuidad política que nos afecta y posteriormente pugnar por mantenernos en actitud de permanente actividad teórica política, para contar con una sociedad siempre alerta ante las embestidas periódicas del capitalismo, que sin duda continuarán hasta su término.

Finalmente, tenemos que señalar el compromiso de mantenernos en unidad con los demás pueblos del mundo, y principalmente de Latinoamérica, con quienes a través de la historia hemos estado corriendo suerte similar. Recordemos que todos estamos siempre en riesgo de que, por alguna razón, no obstante sea injusta, nuestro poderoso vecino de Continente pretenda volver a las andadas del pasado ignominioso, cuando irrespetuosamente nos asolaba. De suceder esto, si nos encuentra estrechados fuertemente, no debemos dudar que podremos respaldarnos con más efectividad.