Cada quien su encuesta

0
58
Clemente Castro González.
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Clemente Castro González.-

Ninguno de los candidatos punteros a la gubernatura quiere dar su “encuesta a torcer” y estas salen como pan caliente en publicaciones, dependiendo del favorecido y de su estrategia mediática.

Y los espacios más socorridos son las plataformas digitales más que los medios convencionales, ya que estos cobran, y bien, si se trata de hacer el favor para el posicionamiento de tal o cual prócer o heroína.

No quiere decir que periódicos digitales, redes sociales y algunos otros espacios sean gratuitos, si se trata de darle vuelo a una encuesta, pero, por lo general, ahí opera el “crédito a la palabra”.

En realidad, el tema de fondo es la confiabilidad sobre la aplicación y resultados de este tipo de instrumentos de medición, ya que es común que se recicle esa perorata de que las encuestas favorecen al que las paga.

Así se habla de encuestas “cuchareadas” y “marca patito”, término que define al común de las empresas que están en este tipo de negocio.

Vale decir que las inconsistencias que se dan cuando se pronostica el triunfo de un candidato y resulta fallido, es abono puro a la desconfianza en torno a las no pocas marcas que se dedican a “predecir el futuro” mediante la aplicación de metodologías y técnicas que se ajustan a intereses.

Un vez que fluye el billete y que se realiza el trabajo, “aiga sido como aiga sido”, los modernos gambusinos se embolsan su lana mientras la o el cliente favorecido se da a la tarea de cacaraquear su colocación en la cúspide de la adoración ciudadana.

Ello motiva que la contraparte haga lo propio y en caliente se entra a la escaramuza de los puntos porcentuales, acompañado de zancadillas, piquetes de ojos y lo que se pueda.

Por eso, en el caso de los aspirantes de Morena, es adecuado lo que expresa el senador suplente, ALEJANDRO ROJAS DÍAZ DURÁN, al subrayar que lo de la candidatura no se trata de un concurso de popularidad salido de la medición de encuestas, a las que denomina patito.

En efecto, este tipo de instrumentos tendría que ser un referente acorde a ciertos patrones, pero no el elemento central que determine al abanderado del partido en mención.

La militancia ejemplar, la lucha social y política no tener amistades peligrosas y menos pendientes con la justicia, no pueden soslayarse.

Sería lamentable para la causa de Morena que sigan cometiéndose los mismos errores en que incurrió, en su momento, la lideresa YEIDCKOL POLEVNSKY, al sacarse de la manga candidatos a legisladores en la entidad o lo de la reciente elección en que metieron a la contienda a varios candidatos (as) a diputadas sin tener el menor compromiso con la 4T.

Ahí están los tropiezos que se cometieron al “palomear” a las diputadas “saltarines” LETICIA SÁNCHEZ y LIDIA MARTÍNEZ, las cuales se pasaron al PAN al inicio de la 65 Legislatura, seguramente bajo estipendio.

Algo en lo que también debería ponerse atención por parte de los partidos, y en el asunto que nos ocupa de la dirigencia de Morena es saber de qué bolsas está saliendo el dinero para el pago de las encuestas.

La transparencia para los morenistas es cosa obligada en tanto deben predicar con el ejemplo. Y si el apoyo económico viene de “amigos” habría que sacarlos a la luz pública, junto a los montos invertidos.

Tendría que ser así, si se trata de un organismo político de nuevo tipo y de militantes que basan su actuación en principios y, por tanto, no son vulgares buscadores del poder.

AL CIERRE

Que será en el mes de diciembre cuando el rector JOSÉ ANDRÉS SUÁREZ FERNÁNDEZ dé su Cuarto Informe de labores al frente de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT).

Cierto que todavía no se ajusta bien la fecha, pero deberá ser antes del viernes 17 de diciembre, que, según el calendario de la Universidad, es el inicio de vacaciones.

A SUÁREZ FERNÁNDEZ se le reconoce la conducción de la casa de estudios para alcanzar niveles destacados en lo académico, así como en investigación y en cuanto a vinculación, lo que se demuestra en la formación de profesionistas de probada calidad y en la aportación que se hace al desarrollo local y regional mediante trabajos de indagación que parten de nuestra realidad y dan solución a problemáticas específicas.

La máxima casa de estudios en Tamaulipas sobresale en el contexto nacional y así lo valoran instituciones educativas, autoridades y la sociedad, incluidos padres de familia de estudiantes que se forman en la UAT. Igual el Rector entrega buenas cuentas en cuanto a programas educativos acreditados de facultades, unidades académicas y escuelas.