Una serpiente convertida en ‘cultura política’

0
71
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Ma. Teresa Medina Marroquín.-

Pronto habrá en Tamaulipas -a pesar de las grillas infernales y guerras de lodo- candidatos a la Gubernatura por el PAN y Morena.

E incluso el PRI, que también luce a sus aspirantes, participaría en la disputa por el poder si no se alía con el blanquiazul, una hipótesis opuesta a la versión que señala la intención prevalente de ir juntos.

Una alianza, PAN-PRI, que sin la menor necesidad de recurrir al oráculo, pondría en serias complicaciones al partido que dirige Mario Delgado, que de 38 aspirantes vetó a más de 30 ilusionados, haciéndosele bolas el engrudo de la democracia.

Ahí están las protestas del senador Ricardo Monreal que afirma (contrariando al presidente López Obrador) que el sistema de encuestas en Morena está “desgastado”, ¿anunciando una dramática desbandada, cuyos objetivos son la realización de elecciones primarias (o internas) que elijan a los candidatos de ese partido?

Pero esas noticias ya tienen fastidiada a la ciudadanía que demanda de partidos y precandidatos no perder el tiempo ni agobiar a la gente con temas en los que suelen enfrascarse quizá por los vacíos de propuestas.

Ahora lo importante es que los candidatos del PAN y Morena (que se cree sea “El Truco” César Verástegui por los azules y por los guindos Américo Villarreal) rompan con el antiguo esquema de la promesa increíble, pasando a un proyecto acorde a la realidad por las que atraviesa un estado tan estratégico como Tamaulipas.

URGEN PROPUESTAS INÉDITAS Y NO DE MAL AGÜERO

La eterna tendencia en las elecciones es que todos y cada uno de los candidatos alardean que ya fueron condenados al éxito electoral y que el poder es suyo, como ahora sería el Gobierno de Tamaulipas.

Y tienen cierta razón, mal se verían si anduvieran diciendo que probablemente batallarían para lograr sus metas, como una presentación de penurias a las que nadie voltearía a ver, empezando por los votantes.

Aunque el problema no es ese, sino que entre ruidos estridentes de campañas se pierde el diálogo directo y la propuesta inédita que luego son saboteadas por colaboradores de campaña que suponen que ciertos cursos de “política electoral”, que tomaron “online”, son suficientes para llevar al triunfo a sus candidatos.

La urgencia radica en que los eventuales candidatos dejen de lado las promesas increíbles y afronten la verdad como una oportunidad histórica, admitiendo todo lo que ha ocurrido en las últimas décadas.

Si no es así, todo volverá a lo mismo de siempre, a los intentos fallidos o a los avances en extremo difíciles. Debemos entender que los resultados inmediatos no existen, sino los que se construyen paso a paso, de lo contrario todo se convierte en esfuerzos infructuosos, bien intencionados, pero al final muy costosos y de escasos resultados.

Los candidatos deben afrontar la verdad de la situación, pues hablar muy bonito y prometer maravillas suele ser hasta de mal agüero, salvo que no se entienda que tantos años de politiquerías, demagogias, populismos y realidades paralelas han hundido al país.

Si los partidos políticos deciden transitar por el camino difícil, sin tomar atajos ni mentir, veremos propuestas inéditas y no las desesperadas promesas expresadas en el pasado, cuyos intereses están fuertemente enquistados en la política y la sociedad, al grado que son desde hace muchos años una “cultura” que todas y todos vemos con tanta naturalidad, como si no fueran en realidad la falaz y terrible serpiente de la corrupción.

UNA UNIVERSIDAD DE ACONTECIMIENTOS EJEMPLARES

Antier el rector electo de la UAT, Guillermo Mendoza Cavazos, expresó al personal docente y estudiantes de la Unidad Académica Multidisciplinaria de Valle Hermoso, que el objetivo era trabajar juntos, impulsando una Universidad más grande y más fuerte en beneficio de la juventud y la sociedad tamaulipeca,

¡Feliz miércoles!

HYPERLINK “mailto:[email protected][email protected]

@columnaorbe

columnaorbe.wordpress.com