Viernes de CTE

0
116
Ana Medina.
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Ana Medina

Antaño se denominaba puente al día extra que había entre un fin de semana y un día inhábil cuando este caía en jueves o martes, entonces los maestros nos “tomábamos” lunes o viernes y esto era denominado puente. Desde hace varios gobiernos o ciclos escolares los feriados se acomodan a lunes o viernes por lo que los puentes han dejado de existir.

Sin embargo, los medios de comunicación y sobre todo en redes sociales siguen cacaraqueando estos “puentes” cuando los niños no van a clases; es molesto ver esos comentarios y pareciera un delito un día feriado, de descarga administrativa o de Consejo Técnico Escolar (CTE).

Los maestros NO asignamos esos días, sino que vienen planeados en el calendario escolar y se agregan a la totalidad del ciclo.

Tampoco tenemos ni voz ni voto en los calendarios escolares; si fuera así, a más de uno nos gustaría que los días festivos históricos se celebraran en la fecha correspondiente y/o que las vacaciones no se movieran de un año a otro (me refiero a navidad y verano).

En cuanto al CTE, esa es harina de otro costal.

Estas reuniones no son nada nuevo (un dato), desde el ciclo escolar 1997-1998 se ha venido promoviendo el trabajo colegiado a través de lo que se denominó primero Talleres Generales de Actualización (TGA), un espacio destinado al crecimiento profesional, una oportunidad de encuentro entre docentes para la reflexión acerca de la práctica docente y los resultados de aprendizaje.

Esta idea inicial ha ido evolucionando hasta establecer los Consejos Técnicos Escolares como un órgano colegiado donde se da lugar (o debería) a la autonomía de gestión de la institución, donde se plantean las necesidades del centro educativo y se enfatiza el análisis de la practica docente y sobre todo de los aprendizajes de los alumnos.

Estas reuniones y las fechas de realización se definen desde antes de comenzar el ciclo escolar y generalmente son dos semanas al inicio del ciclo (sí, antes de que los alumnos entren a clases) y el ultimo viernes de cada mes (sí, ese día al mes que los niños y jóvenes no tienen clases).

Cada una de estas sesiones están estructuradas mediante una guía; estas guías llegan de manera escalonada, de jefes de sector a supervisores, luego a los directores y estos a su vez a sus maestros, TODAS las guías tienen actividades previas a la sesión. Esto quiere decir que aparte de dar clase los docentes tenemos que llevar medio preparados los productos (como tarea) el día de la sesión invirtiendo de nuestro tiempo fuera del horario escolar (para variar).

No es queja, pero la verdad es que siempre he pensado que los que diseñan o elaboran estos formatos y  guías no conocen la situación real de las escuelas, algunos no saben del sistema educativo y esta falta de conocimiento, planeación y liderazgo hace que los CTE sean descontextualizados y aburridísimos; no tengo pruebas, pero tampoco dudas.

Basta con ver los memes que se comparten en redes sociales al terminar cada viernes de CTE para darnos una idea de lo que trato la reunión o lo destacable de la sesión. Pan con lo mismo.

Algunos directivos (o muchos, depende del nivel educativo) toman muy en serio su papel y hacen amena la reunión, revisan planes, analizan resultados, consideran el intercambio de estrategias o sugerencias entre el colectivo y cumplen los acuerdos de una sesión a otra. Pero no es una tarea sencilla. Aplausos para ellos.

Tristemente para otros queda en una revisión de evaluaciones fantasma de niños ausentes, con observaciones de lo que a los padres les gustaría leer y dándole por su lado a nuestras autoridades que estarán felices revisando productos maquillados y dando discursos sobre los resultados, jactándonos de un avance impresionante y la entrega completa de calificaciones con mucha empatía. Simulación.

Así que mientras a los docentes se nos junta la papelería de la sesión o exposiciones con la evaluación, expedientes, planeaciones, informes y demás, los niños y sus padres tienen de dos sopas: disfrutar su día libre o quejarse amargamente poque los profes no mandamos tareas este día.

Feliz fin de semana largo a los alumnos… a los profes no, porque trabajaron el viernes en el CTE y el domingo hacen planeación por que el lunes empieza el último mes del año.

“A darle que es mole de olla”.