Despide Francia con honores a Angela Merkel

Con honores despidió Francia a la canciller Angela Merkel, que en sus 16 años de mandato, ha encabezado la llamada “locomotora franco-alemana”

0
43
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Con honores despidió Francia a la canciller Angela Merkel, que en sus 16 años de mandato, ha encabezado la llamada “locomotora franco-alemana”, eje de las políticas de la Unión Europea, junto con cuatro presidentes galos.

Ha trabajado intensamente desde su nombramiento en 2005, estrechamente con los conservadores Jacques Chirac (1995-2007) y Nicolas Sarkozy (2007-2012), el socialista François Hollande (2012-2017) y el liberal Emmanuel Macron, que cerró el ciclo con esta última visita, en Beaune.

En esta ciudad, corazón de la región vinícola de Borgoña, Angela Merkel acudió acompañada de su esposo, Joachim Sauer, y del jefe de Estado francés y su mujer, Brigitte Macron, que se dieron un baño de multitudes entre los numerosos curiosos presentes en este acto histórico.

El Elíseo había dejado claro que se trataba de una visita de despedida y no de un viaje político, por lo que no iba a haber ni comunicado ni declaración a la prensa. Los gestos dejaron lugar entonces a las palabras y los dos mandatarios volvieron a mostrar en público su sintonía.

El viaje oficial de Angela Merkel a Francia se remontaba a mediados de septiembre y estuvo centrado entonces en las cuestiones más candentes de actualidad, como la situación en Afganistán, en el Sahel y en Mali.

RECIBE CONDECORACIÓN

Este fue un homenaje a la canciller, tanto a su persona como a su acción en Europa y a la calidad de las relaciones bilaterales.

Debido a ello, Merkel recibió la Gran Cruz de la Legión de Honor, el mayor reconocimiento al mérito que otorga el Estado francés, y que según la Presidencia gala “encarna la solidez de la amistad franco-alemana” mantenida por ella “con los sucesivos jefes de Estado franceses desde su acceso a la cancillería en 2005”.

En 1993, Beaune acogió la 61 cumbre franco-alemana, con Helmut Kohl y François Mitterrand en el poder, y fue de nuevo el lugar elegido porque “sus monumentos históricos y la cultura del vino ilustran la riqueza del patrimonio francés”.

Entre esos monumentos, que formaron parte de la visita, se encuentran los Hospicios Civiles, fundación hospitalaria que data de 1443, o el Castillo de Clos de Vougeot, emblema de la producción vinícola local durante más de un milenio.

Merkel señaló que Beaune “es un lugar espléndido donde realmente puedes descubrir Francia más allá de París. Porque no solo está París”.

Las autoridades francesas organizaron también para ella un recital del pianista francés Alexandre Kantorow, que interpretó entre otras la sonata número tres del compositor alemán Johannes Brahms, una recepción con cargos locales y antiguos embajadores franceses y alemanes, y una cena entre las dos parejas.

Según la Presidencia gala, esta cita “clausura años fructíferos de trabajo” en los que la relación franco-alemana ha estado marcada entre otros hitos por la firma en 2019 del Tratado de Aquisgrán, que renovó su cooperación bilateral, o por el impulso del fondo europeo de recuperación pospandemia, dotado con 750 mil millones.

“Todo comienzo está lleno de magia”, había dicho Merkel cuando en 2017 recibió al entonces nuevo presidente francés en su primera visita oficial a Berlín.

A los dos países les unen 450 kilómetros de frontera terrestre y una historia común de la que esta última visita protocolaria es testigo.

La portavoz del Gobierno alemán, Martina Fietz, señaló que: “La invitación del presidente Macron es reflejo de las relaciones estrechas entre Alemania y Francia”.

Está previsto que Merkel deje el cargo tras la constitución de un nuevo gobierno en Alemania, prevista para diciembre y actualmente en negociación entre los socialdemócratas, ganadores de las elecciones generales del pasado 26 de septiembre, con ecologistas y liberales.

“Gracias, querida Angela, por los combates librados por Europa. Un tuit no basta para resumir 16 años de compromiso, así que voy a citar una fecha que marca para siempre tu determinación: el 21 de julio de 2020, día de la adopción del plan de recuperación europeo”, le había dicho Macron el 22 de octubre cuando Merkel se despidió de Bruselas.

 

Con información de: lopezdoriga.com