Cosas de presupuestos

0
123
Ana Medina.
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Ana Medina

Según la RAE un presupuesto es la cantidad de dinero calculado para hacer frente a un gasto; otra definición es que consiste en formar el cómputo de los gastos o ingresos, o de ambas cosas que resultan de un negocio público o privado.

En educación este presupuesto se denomina “gasto educativo” y es la suma total de lo asignado para todas las áreas, niveles y servicios.

¿Por qué este concepto debería importarnos?

Fácil, porque, aunque no lo tomemos en cuenta la verdad es que cada vez son mayores las quejas que se dan por la falta de recursos, tanto del Estado como de la federación. Obviamente dependiendo del partido o color al que pertenezcan es el culpable en tales quejas.

¿A quien le corresponde que cosa?

Yo lo único que pido es que dejen de jugar a aventarse la pelotita y hagan algo. Las escuelas se están haciendo garras con lo poquito que tienen para el regreso a presenciales. Y, en algunos lugares ni quejarse puede uno a gusto porque lo siguen tachando de irresponsable. Como si con vocación alcanzara para construir una barda o poniéndola de garantía me dieran crédito para insumos.

Hablando de docentes comprometidos, como era de esperarse, las fechas pasaron y no había noticias de los presupuestos para promoción horizontal. Todos esperando saber quien sí y quien no, alcanzaba del presupuesto destinado a tal fin.

Esta semana se despejo la duda, primero con el estatal, el cual se publicó y fue eliminado el mismo día; después el federal que ha causado controversia desde el jueves en la noche que se oficializó.

Obviamente hay dos presupuestos, de acuerdo al sostenimiento de los docentes que presentaron. El estatal, en el que no esperábamos mucho después de que gobierno ha tardado tanto en dar respuestas cuando se le cuestiona y ha tenido tantos problemas en cuestiones de pagos, la SET lo sabe y considero que lo aplicado es proporcional a lo de la federación (les explico más adelante poque).

Publicar los beneficiados con el presupuesto estatal y luego quitarlo sí fue un desatino y ha dado pie a muchísimas especulaciones de malos manejos, pero según se sabe fue porque el SNTE quiere revisar con lupa los números de tal presupuesto…  AHORITA… yo me pregunto… ¿¿Eso no debió haber sido desde las mesas de negociación donde esos presupuestos fueron asignados?? (que alguien me explique…)

Por el lado del presupuesto federal la mayoría esperaban fuera MUY grande (según lo prometido), pero la realidad es que no se sintió ni el apoyo, ni la revalorización ni el reconocimiento merecido a los maestros por su labor.

Verdaderamente esta semana queda un muy mal sabor de boca por el bajo presupuesto y la poca o nula empatía que muestran los gobiernos a la labor del magisterio después de un proceso excesivamente burocrático.

Aunque haya quienes traten de hacer “quedar bien” a sus actores políticos o colores justificando lo injustificable la verdad es que no hay manera.

Aunque expongan a gran escala las “ventajas” de este proceso versus el de Peña Nieto o Carrera Magisterial y las diferencias en la transparencia y los presupuestos tan austeros; la verdad es que las cosas no han cambiado mucho. Al menos no este año.

Para comprobar que es pan con lo mismo basta con analizar el numero de participantes de cada tipo de sostenimiento (estatal o federal) comparado con el número beneficiados por nivel.  Es lo mismo 13 de 142 que 82 de 899 (por poner un ejemplo).  Se llama regla de tres simple y algunos la aprendimos en primaria.

Personalmente estoy muy contenta y orgullosa de los colegas que lograron su estimulo, bien merecido. FELICITACIONES.

Sin embargo, en ambos casos (federal y estatal) el porcentaje de beneficiados debería ser mayor. Y esto no tiene nada que ver con que me haya quedado a 10 lugares (broma). Muchos lo piensan, y lo comentan tratando de buscar culpables, cuando la realidad es que es una cuestión de presupuestos.

Considero que de ahora en adelante todos deberíamos estar pendientes cuando se habla de recortes presupuestales o de austeridad porque a final de cuentas esas cosas de presupuestos nos afectan a todos. A menos que exigir un mejor salario y mejores condiciones para las escuelas sea muy aspiracioncita de mi parte.