¿Por qué apoyamos solamente al Teletón?

0
46
Ana Medina.
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Ana Medina

El pasado cuatro de diciembre se llevó a cabo el ya famoso Teletón y aunque este año no hubo una meta (supongo que por el impacto de la pandemia), es importante para los medios destacar que se haya “superado” lo recaudado el año anterior debido al impacto de la fundación y las necesidades de los centros de terapia y rehabilitación infantil.

Desde 1997 hasta hoy se han creado 22 centros de Rehabilitación e Inclusión Infantil (según Internet); como estudiante hace varios ayeres me tocó conocer algunos de ellos y participar, más de una vez, por gusto en las colectas. Fue una muy buena experiencia.

Sin embargo, como profesional de la educación especial, siempre he criticado los slogans, cada año, menos interesantes, y sobre todo esa manera que tienen de hacer “negocio” con las historias de vida de muchas personas. Muy al estilo de Televisa que fue donde comenzó.

Aclaro, no estoy en contra del funcionamiento de los centros, o de la recaudación de estos fondos y muchísimo menos del servicio que prestan. Al contrario, esto es una prioridad a la que como docentes nos enfrentamos en el día a día, para los diagnósticos y la atención de las personas con discapacidad.

Lo que nunca me ha parecido es que se brinde mayor importancia a este servicio que al final de cuentas es privado sobre la atención pública de la que todos como mexicanos tenemos derechos.

Actualmente la organización, también cuenta con centros de atención para autismo y cáncer. Irónicamente en todos lados sigue el desabasto de medicamentos de los servicios de salud para atención a niños con cáncer y las leyes en favor de la inclusión de personas con autismo avanzan con pasos de tortuga.

Mientas AMLO pide apoyar la ‘noble tarea’ del Teletón, los servicios públicos (que son los que le corresponde apoyar) están en el olvido.

Antes de que los adeptos de nuestro presidente se pongan contra mi, les aclaro: no es de ahorita, pero, aunque ninguno de los anteriores puso mayor interés en el tema de atención a las personas con discapacidad este gobierno tampoco ha hecho algo diferente. Aumentar una beca que no sabemos en que se gasta no es suficiente ni (en muchos casos) de beneficio directo a los niños y/o personas con discapacidad.

Tamaulipas además del CRIT (Centro de Rehabilitación Infantil Teletón), tiene el CREE (Centro de Rehabilitación y Educación Especial), el CATAM (Centro de Autismo Tamaulipas) y también 61 CAM (Centros de Atención Múltiple) que deberían de contar con un área de rehabilitación o terapia física y/o ocupacional según el manual operativo.  Sinceramente considero que estos espacios públicos deberían ser prioritarios para los gobiernos.

La realidad es que estos espacios se encuentran la mayor parte del tiempo, saturados o carentes de recursos. Es sabido también que se enfrentan a muchas trabas cuando se ha buscado obtener recursos del sector privado. Mientras que para la recaudación de fondos Teletón se suele contar con la participación de diversos conductores, cantantes y empresarios. Los donadores pueden aportar no solo dinero, sino sangre y cabello.

La empatía para las personas con discapacidad, cáncer o Trastorno del espectro autista no debería ser solo en las fechas del Teletón; considero que exigir una atención pública de calidad es un derecho y una obligación. Poner un granito de arena a veces no es económico, sino brindar oportunidades de inclusión cada uno en nuestro entorno y en nuestro contexto. Ahí es donde se hace la verdadera diferencia.