A lo mejor le mienten

0
195
José Inés Figueroa Vitela.
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

José Inés Figueroa Vitela.-

Que no le digan, que no le cuenten, porque…

El que no negoció ya con Morena, anda queriendo hacerlo, ansioso porque lo llamen para intercambiar sus buenos oficios, por una rebanada del poder público que se avecina, o una porción de la ancha manga de la impunidad.

Eso dicen y repiten por los más variados rumbos de la geopolítica tamaulipeca, pretendidos actores políticos y panegiristas, pero ¿saben qué?, eso no ha pasado, ni ha de suceder.

Hay quienes juran y perjuran que el gobernador FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA ya negoció con Morena la entrega del Estado, a cambio de que le dejen, con su familia, disfrutar de los cientos o miles de millones acumulados en este tiempo.

¿De verdad alguien cree que el Gobernador tiene la voluntad electoral de los tamaulipecos para disponer de ella y endosarla más adelante?

Si contara con el aprecio ciudadano lo menos que haría sería traspasarlo. Otros actores políticos de dentro y fuera, tampoco tienen prendas con las cuales mercar el favor de los mayores, pero igual andan por ahí haciendo muecas y zapateados para llamar la atención.

El chiste ese, de mal gusto, llamando ALEJANDRO ROJAS DÍAZ DURÁN, se atrevió a cuestionar la visita del dirigente nacional del partido, condenando hasta las lágrimas, que no lo hayan llamado como “aspirante” a sumarse a la causa.

¿Cuál precandidato?, ni los requisitos mínimos reunía y “renunció” antes de registrarse, para declararse en suma a un tercero, siguiendo los manuales cabecistas estrenados por CHAVIRA.

El más extrañado fue el precandidato AMÉRICO VILLARREAL ANAYA, cuando apenas las vísperas, el mismo ROJAS le habló para expresarle sus respetos y adhesión, para luego declararse marginado y atacar el proyecto.

Igual los “panchos” de MAKI -¿o las MAKIS de PANCHO?-, queriendo repetir desfiguros, para sacar compromisos inconfesables de partido y proyecto, ya se quedó “chiflando en la loma”.

Los agoreros de lo peor ya le prenden incienso, vaticinando que “si se va, pondrá en jaque el triunfo de Morena en Tamaulipas”.

“Son dos votos”, le respondió con su serenidad característica el doctor a un periodista que le preguntó al aire sobre “la amenaza” de que la exalcaldesa y su heredero alcalde se salieran del proyecto.

Y sí: de los 80 mil votos que sacó EL MAKITO, la inmensa mayoría respondieron al resorte de la 4T y de acuerdo a mediciones, se mantienen del lado del aspirante morenista a la gubernatura.

“¡Gobernador!”, le gritaron varios ciudadanos como saludo, a su paso por distintos rumbos de Reynosa, ahora que AMÉRICO anduvo por allá.

Si algo tiene el Senador con licencia, es solvencia moral.

Entre los seis aspirantes que resultaron ganadores en sus respectivos Estado, el tamaulipecos fue el mejor calificado, el único que obtuvo tres dieces en los perfiles calificados, hablando de honestidad, capacidad y reconocimiento público.

Es un galeno que se ha dedicado a su profesión, que ocupó algunos cargos relacionados con ella, pero como en su vida privada, igual transitó sin mácula; a más, no manejó presupuestos, no es empresario, no vende, ni factura al gobierno.

Aunque hay quienes se desgarran las vestiduras aclamando su integración al proyecto de la 4T, nadie puede cuestionar la identificación de AVA con Morena y su ascendencia con el presidente AMLO, cuyas coincidencias son públicas y notorias.

Por eso los adversarios, impresentables, sin argumentos, a lo que le andan tirando es a desplegar una campaña de lodo, de ataques, de infundios, de mentiras, para ver si así le restan y pueden entrar a la competencia.

MAKI ya no es tena: puede quedarse, si quiere, pero si se va, que le vaya bien; nadie va a buscarla, a pedirle, a suplicarle, menos, a ofrecerle algo a cambio de sus hipotéticos favores.

El riesgo que corren, otros, es que les arrastre entre sus hieles.

El “acompañamiento” -de lejos- a la entronización de FAUSTINO LÓPEZ como Senador, prendería alguna suerte de encuentro entre “los inconformes”.

El discurso en una conferencia de prensa sin periodistas ni preguntas, la pretensión de ser y hacer más que el resto, con los derechos superiores desatendidos, explican por qué también este tipo de personajes no han trascendido hasta los cargos públicos que reclaman, y cuando finalmente lo hacen, empiezan a construir su salida.

Mucho van a agradecer en el partido y en el Senado, que AMÉRICO regrese al escaño en la Cámara alta, en cuanto la ley y los compromisos electorales se lo permitan.

Otros también van a tener qué definirse si no quieren caer en esa vorágine de los indeseables”, dentro del proyecto superior de expandir y hacer efectiva la cuarta transformación en Tamaulipas y en todo México.

Uno de ellos, acaso sea, el aún delegado de la Secretaría de Bienestar Social y por extensión coordinador estatal de los programas sociales del presidente, RODOLFO GONZÁLEZ VALDERRAMA.

Él, siempre declaró su ascendencia y pertenencia con el presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, pero desde el entorno, en corto y de manera pública, nunca pudo destetarse de la imagen del Presidente del Senado.

La abierta disputa de RICARDO MONREAL ÁVILA contra el orden interno morenista, en el aquí y ahora, abre el cuestionamiento si, llegado el tiempo de la sucesión presidencial, en el 2 mil 24, VALDERRAMA tendrá claras sus lealtades.

¿Qué tan riesgoso será para el proyecto superior, mantener en el control de las estructuras sociales tamaulipecas, a un militante de quien evidentemente va a jugarle las contras a la propuesta del Presidente?

Es una pregunta que más de uno ya se hace al interior y otros más andan buscando darle pronta respuesta.

A nivel nacional, el Presidente ayer entregó, entre otros nombramientos dentro del gabinete legal y ampliado, el de ADRIANA MONTIEL REYES, como nieva titular de la Secretaría de Bienestar.

Los cambios en cascada resultarán naturales; ¿alcanzarán a Tamaulipas?