A cien días ¿qué ha cambiado?

0
140
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Oscar Pineda.-

Al cumplirse los primeros cien días de los gobiernos municipales en Tamaulipas, la pregunta obligada es ¿qué ha cambiado con respecto de los que se fueron?

Desafortunadamente la respuesta es MUY POCO.

Es cierto que en algunos casos los alcaldes, sobre todo los recién llegados, mostraron cierta movilidad, la realidad es que no pasaron de aplicar pequeños mejorales que terminaron por diluirse en el enorme cáncer que padecen las ciudades.

Sin embargo, y siendo muy objetivos, cien días no son nada tomando en cuenta la cantidad de problemas que tienen los municipios, mismos que incluso podrían tardar varios trienios antes de ver las soluciones.

Lastimosamente el gran problema que enfrentan los alcaldes de Tamaulipas es la falta de recursos y la falta de apoyos federales y estatales, para atender, cuando menos, las principales demandas de las ciudades.

La otra vez un alcalde morenista comentaba que no por ser afines al Gobierno federal de la 4T les bajaban más recursos.

-Hay que chingarse en las oficinas centrales tocando puertas una y otra vez- me comentaba, más como desahogo que como queja.

Y en ese sentido tiene razón, desafortunadamente los presidentes municipales se tienen que convertir en pedigüeños y peregrinar de una oficina a otra en la Ciudad de México, esperando que se le caiga una migaja a los más grandes.

Si usted le pregunta a cualquier alcalde de Tamaulipas le dirán que pasan una buena parte de su mandato haciendo gestiones ¿entonces a qué hora gobiernan y administran los municipios?

Por ejemplo, ¿sabía usted que para que Pemex le otorgara un excedente de asfalto a Ciudad Victoria, para tapar los miles de baches que existen, el alcalde GATTÁS tuvo que pasar días de diciembre cachando a los directivos encargados de esos donativos?

El problema es que si no van a tocar puertas y a cachar las migajas, los municipios no tienen dinero para casi nada, solo les alcanza para pagar nóminas y para el gasto corriente.

Los morenistas batallan para quitarle un peso al estado, pero los panistas sufren los regateos de la Federación, de tal forma que al final los afectados son los ciudadanos, porque las ciudades cada vez son más caóticas.

EL PERSONAJE

El fin de semana, sábado para ser más exacto, los dirigentes nacionales del PAN, PRI y PRD van a levantar la mano de su precandidato a la gubernatura.

Al evento, cada partido está convocando a sus estructuras y militancia, en el ánimo de mostrar el músculo político.

Los líderes nacionales llegarán juntos a la misma hora y se irán también juntos después del evento.

Se prevé que ofrezcan una conferencia de prensa en el Polyforum para fijar posicionamientos sobre la coalición.

POSDATA…

En serio, qué mal se ven los afanositos que andan buscando quedar bien para que les tiren un hueso…