Coscorrón judicial

0
191
Rogelio Rodríguez Mendoza.
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Rogelio Rodríguez Mendoza.-

MANOTAZO JUDICIAL.- Aunque no es una sentencia firme, porque todavía podrá recurrirse, la resolución del Juez Decimosegundo de Distrito, Francisco Manuel Rubín de Celis Garza, ordenando la reinstalación del magistrado Javier Valdez Perales, representa un duro revés para el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca y para el presidente del Poder Judicial del Estado, Horacio Ortiz Renán.

Valdez Perales interpuso una demanda de amparo ante la justicia federal, al considerar que se le violó el derecho constitucional a ser ratificado por un  segundo periodo de seis años, y el Juez federal le concedió la razón.

De esa manera, el Juez de amparo invalidó el decreto emitido por el Congreso del Estado en julio del 2021, con el que, a propuesta del Gobernador, designó a Aarón Joel Medina Ladrón de Guevara, en lugar de Valdez Perales.

En teoría, podría parecer que el coscorrón de la justicia federal es para el Congreso del Estado, pero en realidad no es así, porque quien expidió el decreto invalidado fue la 64 Legislatura panista, que concluyó su ejercicio el pasado 30 de septiembre.

De hecho, seguramente la actual Legislatura, dominada por Morena, estará feliz de dar cumplimiento a la sentencia de amparo.

El triunfo jurídico del magistrado Valdez no tiene precedente, y de ser confirmada abrirá una ruta legal para otros magistrados que quisieran ser ratificados en el cargo.

Como quiera que sea, mientras tanto es una sentencia que significa un manotazo en el escritorio, tanto para el Gobernador como para el Presidente del Poder Judicial.

Sobre todo, porque ha sido práctica recurrente que las magistraturas sean utilizadas para premiar a los amigos o para pagar favores políticos. En los últimos cinco años han exagerado esa costumbre.

IZQUIERDOSO.- César “El Truco” Verástegui Ostos formalizó, este jueves, su registro como precandidato del PAN a la gubernatura. Acudió a la sede estatal del partido acompañado por su familia.

Ya investido con esa calidad de precandidato –aunque todavía deberá esperar 48 horas a que el partido valide su documentación– el ingeniero agrónomo habló con los periodistas.    

Se definió como izquierdoso para señalar que, de ganar la gubernatura, en su gobierno cabrán todos: derecha, centro e izquierda.

“El gobierno debe tener un traje a la medida para la derecha, para el centro y para la izquierda”, dijo el también precandidato del PRI y PRD.

Verástegui confió en que durante la competencia electoral no habrá guerra sucia, “porque a nadie le conviene”.

“Lo deseable es que sea una competencia de propuestas”, añadió.

También abordó el tema de la inseguridad pública. Consideró que una prioridad del próximo gobernador será mantener los avances logrados.

Este viernes, al mediodía, acudirá a la sede del PRI estatal, y por la tarde visitará la “casa” del PRD. Ambos partidos y el PAN conforman la alianza, “Va por Tamaulipas”.

EN CEROS. – El que de plano anda en ceros en materia de derecho parlamentario es el coordinador de la bancada del PAN en el Congreso del Estado, Luis René Cantú Galván.

Ayer volvió a dar muestra de desconocimiento del procedimiento legislativo, cuando los periodistas le preguntaron por el veto a cinco decretos expedidos por la 65 Legislatura.

“El Cachorro” asegura que los vetos quedan firmes con el simple transcurrir del tiempo, y hasta afirma que en algunos de ellos los plazos legales ya vencieron, como el relacionado con el canje de placas.

La realidad es que tan pronto y reinicie el nuevo periodo ordinario de sesiones el Congreso del Estado deberá determinar si las observaciones con que el Gobernador rechazó los cinco decretos son procedentes.

En favor de “El Cachorro” habría que decir que no está obligado a conocer de Derecho, pero para eso están los asesores.

ASI ANDAN LAS COSAS.

[email protected]