Haciendo cine ‘artesanal’

0
14
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Negada a creer que el problema de la poca proyección de cine hecho por mujeres es la falta de talento, la directora mexicana Itandehui Jansen celebra iniciativas que impulsen proyectos femeninos, le duele el descuido de las lenguas indígenas en el país y hace su cine de forma “artesanal”.

“En un mundo ideal no sería necesario hacer distinciones (entre cine hecho por hombres y mujeres), pero que las últimas cifras de Hollywood digan que solo el 12 por ciento de las películas fueron hechas por mujeres, enseña que (en cuestión de equidad) las cosas no han cambiado mucho”, señaló a Efe en entrevista virtual.

Itandehui lleva sangre mexicana por parte de su madre oaxaqueña, lugar en el que nació, y sangre holandesa, lugar en el que creció, por parte de su padre. En su cine, retrata las realidades de pueblos indígenas que se vinculan con sus raíces mixtecas, comunidad a la que pertenece su madre, con las que creció cuando cada verano visitaba dicha comunidad.

También muestra su relación con la maternidad, como parte de sus reflexiones al haberse convertido en una madre muy joven, y los vínculos familiares, el paso del tiempo y cuestiones ambientales. En su trabajo abundan los rostros cercanos y familiares, como los de sus hijos, su esposo y su madre, incluso ella misma, esto como parte de la relación íntima que mantiene a la hora de materializar sus proyectos.

Jansen es parte del Compendio de Cineastas Contemporáneas creado por el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) que, impulsado por la Beca de Arte BBVA, FilminLatino y Cinépolis Klic, busca promover el trabajo de realizadoras mexicanas para generar una industria con perspectiva de género. A ella se suman Ángeles Cruz, Fernanda Valadez o Astrid Rondero, quienes expondrán todo el mes contenido en las redes sociales del FICM.

Actualmente, Jansen, quien vive en Edimburgo (Reino Unido), se encuentra preparando su siguiente filme (del que ya cuenta con una primera versión del guion) en el que vuelve a revisitar sus raíces indígenas, ahora desde el misterio. “Se llama ‘Ciudad de pedernales’, está situado en el siglo XII y está inspirado en un código mixteco, inicia con una joven princesa mixteca que se entera del asesinato de su padre que sucedió hace 15 años y trata de averiguar qué fue lo que pasó”, adelantó.