Venta de Banamex: malas señales

0
58
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Ma. Teresa Medina Marroquín.-

Muy raro -y fuera de lugar- que un titular de Gobernación (léase: Adán López Hernández) se aventure a opinar sobre un tema tan complejo y plagado de advertencias como es la venta de Banamex.

Sobre todo cuando por más sigilo que le pusieron al tema personajes como el secretario de Hacienda y Crédito Público, Rogelio Ramírez de la O, y la nueva gobernadora del Banco de México, Victoria Rodríguez, todo explotó en la mayoría de los foros informativos.

¿Realmente que está sucediendo cuando un grupo bancario tan poderoso a nivel global como Citigroup toma la decisión de deshacerse de uno de los bancos más grandes y tradicionales de México, con el añadido de que este cuenta entre sus activos con un acervo cultural, pictórico y escultórico?

¿Será cierto que el “trasfondo” de la eventual venta de Banamex es la “concentración de mercado”, que en su momento se convertiría en un obstáculo legal para su compra si así lo decidiera BBVA, el banco más grande del país?

Dicen que sí, porque el monto de las operaciones bancarias derivadas de ambas entidades financieras alcanzaría en su momento más del 30 por ciento del mercado en el rubro de los créditos totales, que es esencialmente el gran negocio de este agio legalizado.

¿O FUGA DE CAPITALES?

Un 30 por ciento que no sería permitido por la Ley de Instituciones de Crédito, salvo que Banorte, Santander, HSBC e Inbursa se apuntaran a competir por la venta de Banamex.

Y mientras esas son las discusiones que se dan al respecto en los medios de comunicación, otras voces más informadas y con mayores luces mentales sospechan que el tema Banamex sería una reacción de los mercados financieros al estilo de gobernar del presidente López Obrador.

Reacción que quizá costaría a México una salida de capitales, en poder del mencionado banco, por el orden de aproximadamente 35 mil millones de dólares.

Lo que llevaría irremediablemente a que el país enfrente la agudización de la crisis económica, una espiral inflacionaria más agresiva y otra devaluación del peso frente al dólar.

Y todo eso para empezar, detonando el agravamiento de otros fenómenos que están haciendo de esta nación un escenario cada vez más difícil de enfrentar, empezando por lo político.

Me pregunto, siendo ignorante en la materia, si este 2022 definirá el país nuevo que trata de construir AMLO o si de pronto sufriremos todas y todos una serie de encontronazos con los extranjeros poderes fácticos.

Esperemos que estas versiones donde salen en estampida capitales vengan a ser sólo hipótesis melodramáticas, y que nada tengan que ver con los zafarranchos a muerte que se traen liberales y conservadores, ni que detrás de estos últimos hayan iniciado una guerra contra el Gobierno y su partido las élites globales que, por cierto, como decían en las películas antiguas, no se andan con chiquitas para abrir fuego contra sus adversarios.

TAMAULIPAS 2022, DESCIFRANDO UNA ELECCIÓN

En temas de importancia estatal trascendió ayer el registro de “El Truko” César Verástegui ante las instancias electorales del PAN, quedando pendiente su registro ante el Ietam, mientras que este fin de semana habrá una gran concentración azul en el Recinto Ferial de Ciudad Victoria.

Están anunciadas las visitas el día de mañana de los dirigentes nacionales del PAN, PRI y PRD, Mako Cortés Mendoza, Alejandro Moreno Cárdenas “Alito” y Jesús Zambrano Grijalva apoyando al virtual candidato del PAN a la gubernatura de Tamaulipas.

También vale la pena señalar que la competencia entre “El Truko” y Américo Villarreal ya se ha convertido en un proceso de difícil interpretación, por ser atípico y complicado para externar una opinión, flotando en el ambiente la sensación de que será un capítulo electoral sujeto no a un análisis sino a un esquema donde el único recurso será descifrar lo que viene para el próximo cinco de junio.

¡Feliz fin de semana!

[email protected]

@columnaorbe

columnaorbe.wordpress.com