Viaja a África para conocer a su cibernovia y termina secuestrado

Al llegar a este país, un grupo de criminales lo secuestró por tres días hasta que la policía logró liberarlo

0
111
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

El internet es un lugar mágico, porque gracias a él y a las redes sociales, podemos conectar con miles de personas de todo el mundo desde la comodidad de nuestros hogares. Sin embargo, hay que señalar que las cosas no siempre son tan buenas en estas páginas y no todos tienen intenciones honestas. Tal como le pasó a un hombre que vivió un infierno cuando quiso conocer a su cibernovia.

Claudio Formenton, es un empresario italiano de 64 años que decidió viajar a Costa de Marfil en noviembre de 2021. Al llegar a este país, un grupo de criminales lo secuestró por tres días hasta que la policía logró liberarlo en un operativo de esos que vemos en las películas o series. Y aunque esto parezca una broma, todo se debió a una persona con la que había conectado a través de una aplicación.

El hombre le dijo a su familia que iría a este país para ayudar misioneros con trabajo humanitario. Sin embargo, los fiscales en Italia creen que en realidad el protagonista de este caso habría caído en una trampa por un supuesto perfil falso que se hizo pasar por una mujer joven marfileña llamada Olivia Martens, con quien al parecer entabló una relación gracias a las redes sociales.

Durante meses la parejita estuvo conversando y habrían desarrollado una relación romántica. El empresario italiano habría recibido un pedido de ayuda por parte de Martens, que le habría dicho que tenía problemas legales y que necesitaba apoyo económico. Es por eso que Claudio viajó hasta Costa de Marfil y al llegar al aeropuerto se encontró con un taxista esperándolo cargando un letrero con su apellido. Todo estaba bien hasta ahí.

Pero el terror estaba a punto de empezar pues en lugar de llevar al hombre a conocer a su cibernovia, lo llevaron a un hotel en donde lo tuvieron secuestrado durante tres días. Por fortuna agentes locales lograron rescatarlo unas horas más tarde y después de volver a Italia, comenzaron las investigaciones sobre lo sucedido donde al final, Claudio Formenton confesó que no había volado hasta ese lugar solo para ayudar a los misioneros.

Tristemente para Claudio, los investigadores italianos dudan mucho de que la joven marfileña exista en la vida real, porque parece que el empresario no es la única víctima de la misteriosa Olivia Martens, ya que los investigadores sospechan que a través de las redes sociales, ha atraído a otros hombres italianos con dinero. Ni modo, moraleja de esta historia: recuerden que en redes sociales hay un montón de gente con malas intenciones.

 

Con información de: sopitas.com