Arrobamiento transformador

0
38
El Contador Tárrega
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Pérez Ávila

Marcelo Ebrard Casaubon, secretario de Relaciones Exteriores, en la reunión con embajadores y cónsules mexicanos hizo un señalamiento inusual, yo diría que hasta impactante, al asegurar que existe “una acción deliberada para producir armas para un mercado creciente, el del crimen organizado”.

Al margen de esa gravísima denuncia, les aseguró a los caballeros y damas que nos representan en el extranjero, que “México tiene autoridad moral y prestigio político, por eso obtiene resultados en el exterior”.

¡Qué bueno! Me congratulo de ser ciudadano de un país nimbado por los reconocimientos que nos confieren las naciones de los cinco continentes y los siete mares.

¿Se imagina? No obstante la violencia imposible de no notar, a pesar de los muertos, los secuestros, violaciones, agresiones mortíferas hasta en los funerales, los asesinatos en calles, domicilios, centros de distracción, victimando lo mismo hombres y mujeres, y hasta criaturas inocentes, nuestro país, según don Marcelo, es un modelo, todo un ejemplo para un mundo que nos contempla, arrobado.

Ebrard Casaubon es aspirante a la presidencia. Sus palabras tienen un propósito político obvio. Si para ganarle a quienes, como él, tienen y comparten el mismo anhelo, es necesario exagerar, lo hará.

En tanto el canciller mexicano se muestra anuente, melifluo, pródigo en elogios al gobierno presidido por Andrés Manuel López Obrador, el creador de la autoproclamada 4T, se dirigió a todo el Cuerpo Diplomático reunido en el patio central de Palacio Nacional, desde su Despacho Presidencial, a través de circuito cerrado, para solicitarles que defiendan a los mexicanos, “frente a maltratos y discriminación”.

Les hizo ver, a todos los diplomáticos, que nuestro país recibió más de 50 mil millones de dólares, monto de lo enviado por los 38 millones de paisanos que trabajan en el extranjero, sobre todo, en Estados Unidos, “no es sólo por eso, la misión es defender y proteger a los mexicanos, que tienen que ser atendidos por su gobierno”.

López Obrador, en su aislamiento obligado, se mantiene activo, atento al acontecer diario, dando una muestra de su preocupación por mantener el contacto cotidiano, que sostenía en sus pláticas mañaneras, contestando las preguntas de los periodistas acreditados, algunas de ellas, del todo dispuestas para su lucimiento.

Ronco. Afónico. Según su propio diagnóstico, el Jefe de las Instituciones Nacionales recalcó: “Pero fíjense. Estoy bien”.

Coincidimos con el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, esperamos se recupere totalmente el señor presidente López Obrador.

 

LA ELECCIÓN, PARENTESIS ANÁRQUICO

Si no se descarrilan antes, se colapsarán las locomotoras colocadas en las paralelas, conducidas por los candidatos de Morena y el PAN, con un frenético impulso, a todo cuanto dan sus turbinas. El choque es inevitable.

Se habla de transa. De una negociación, mediante la cual, se libre de atosigamientos judiciales el gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca. Yo contemplo una distorsión, y además veo el proceso electoral en puerta como el paréntesis de una anarquía, asociándose al caos.

Un ejemplo: Ver a Carlitos Caturosas Villarreal como coordinador general de la campaña del junior Américo Villarreal Anaya, es olvidar, rechazar el momento, para vivir el futuro. Carlitos se expondría. Él vive en Texas.