Una locura llamada democracia

0
121
Mauricio Zapata.
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

Cada seis años nuestra entidad se ve atormentada por un caso de “locura temporal”.

Los sabios le llaman elecciones para gobernador, y la definen como “democracia”.

Es la oportunidad para que los políticos sepan hacer más promesas de las que puedan cumplir. Y en junio, por lo general, les creemos.

En la política se vive para luchar otro día. Y siempre va a haber muchas batallas por luchar con un partido y con otro; con un político o con otro.

¿Se habrían imaginado a Américo Villarreal candidato a la gubernatura hace apenas cinco años? Poco probable.

¿Se habrían imaginado juntos el PAN y el PRI con un candidato en común luchando para que la “izquierda” y la segunda alternancia no lleguen a Tamaulipas. Jamás.

¿Se habrían imaginado hace cinco años a Arturo Díez Gutiérrez contender por la gubernatura por un partido como Movimiento Ciudadano?

¿Se habrían imaginado a un operador político de la talla de Manuel Muñoz, que hizo ganar mil batallas al PRI, ahora apoyando a Morena desde el Partido Verde?

Pues bueno, todo eso lo estamos viviendo ahora.

Insisto: hay cosas impensables, que si se habrían anticipado hace cinco, cuatro o hace dos años en Tamaulipas, las habrían llamado locura.

Pero esa es la realidad que vivimos en este naciente 2022, que pasará a la historia como uno de los años más intensos en la política, y ahora sí, viendo la “madre de todas las batallas” en cuestión de la política.

¿Favoritos? Todo mundo ve a Morena como ganador.

¿Sorpresas? Claro que las puede haber con esa alianza entre el PRI y el PAN y un candidato que se ha sabido acomodar.

En la política todo puede pasar, y ya lo estamos viendo.

Lo importante es analizar bien el proyecto, el discurso, el mensaje, los colaboradores y, sobre todo, la congruencia de aspirantes.

Está, literalmente, en nuestras manos.

No desperdiciemos esta oportunidad.

EN CINCO PALABRAS.- Aún no se puede decidir.

PUNTO FINAL.- “Piense ahora, vote después”: Cirilo Stofenmacher.

Twitter: @Mauri_Zapata