El siglo de don Luis y la Torre de Babel

0
53
Ma. Teresa Medina Marroquín.
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Ma. Teresa Medina Marroquín.-

Don Luis Echeverría Álvarez se convirtió este lunes en un personaje centenario.

Nacido en la Ciudad de México el 17 de enero de 1922, alguien en el diario Milenio califica a este ex Presidente de la República (1970-1976) como “el último animal político del viejo régimen del PRI”.

Una figura que contrastada con la teatralidad del tiempo presente, ofrece las certidumbres que la nación extravió en medio de tanta transformación social y guerras interminables por el poder.

Pero también el tema de Luis Echeverría Álvarez trae obligadamente a la mesa de las opiniones al PRI. ¿Qué es el PRI? De pronto parece que es el partido que, nos guste o no, le dio al país muchas décadas de paz y estabilidad social, a diferencia del presuntamente democrático que hoy vivimos, pero rodeado de la más grave inseguridad pública que ni mis mayores ni la que esto escribe vivimos alguna vez.

Y no sólo eso: acechados en forma permanente por la más terrible de las confusiones políticas y sociales, como si la costosísima democracia con la que opera el INE, que este año será de 19 mil 736 millones de pesos, contribuyera a la edificación de una moderna Torre de Babel, donde nadie se entiende con nadie, y donde todos los políticos de repente parecen estar locos de remate.

El mensaje, aquí en corto, como dicen, es que viendo bien las cosas, la impresión (a priori o a posteriori, no lo sé) es que todo tiempo pasado fue mejor, o que más vale viejo por conocido que nuevo por conocer.

MESÍAS QUE NOS PIDEN HACER MILAGROS

¿Es esta acaso una opinión destinada a “resaltar” que los cien años que cumplió don Luis, da entender (como no queriendo) que los políticos de su época fueron mejor que los actuales?

Yo no sé mucho del tema, sin embargo, a pesar de que el sucesor de Gustavo Díaz Ordaz y antecesor de José López Portillo fue acusado formalmente de haber aplicado en su gobierno un autoritarismo feroz y poderes metaconstitucionales, cuyos aspectos más difíciles fueron el dos de octubre de 1968 y el “halconazo” de 1971, salió bien librado de esas batallas, que tuvieron a la vista un expediente con más de cien mil hojas.

Y al no habérsele encontrado responsabilidad alguna en esos delitos imputados, fue absuelto por la SCJN, también dejando dudas a su favor en el veredicto de lo que ahora se le conoce como un juicio popular, y obligándonos a muchas y muchos a reflexionar sobre ese pasado, hasta compararlo con el presente país de zombis.

…Sin que soslayemos que al menos en ese pasado los “milagros” los hacían los presidentes en turno, mientras que ahora el actual mandatario federal ha llegado al exceso de pedirle al pueblo haga los milagros que él ya no hará, a pesar de haberse identificado como el “mesías” mexicano, largamente esperado.

LAS MATANZAS DE LOS TRES ÚLTIMOS SEXENIOS

Y si de Estado de derecho se trata, un tema que resulta por demás increíble, sobre todo para tanto fariseo “horrorizado” por el pasado, es que a los ex presidentes Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto nadie los haya llevado formalmente a comparecer ante los tribunales para dar cuentas sobre las muertes violentas y el río de sangre que no para de correr por todo el país.

Si bien el propio Andrés Manuel López Obrador prometió que toda esa violencia acabaría con su arribo al Gobierno federal, la impunidad de los 121 mil 613 muertes violentas ocurridas en la guerra de Calderón y los 156 mil 437 asesinatos del sexenio de Peña, incluyendo ahora los más de cien mil homicidios sucedidos bajo el actual Gobierno federal, y sin contar las más de 300 mil fallecimientos por covid-19, nos darían un macabro total de casi 680 mil difuntos, de los que ciertamente se ha dicho mucho, pero legalmente se ha hecho nada.

Al rato sólo falta que nos digan que respecto a este mortal tema, ellos tienen “otros datos”.

O que todo ese cementerio gigantesco de gente que murió en formas muy agresivas ya fue incorporado a los nuevos movimientos de “transformación”, y que la vida en estos tiempos, donde lo que sobran son seres humanos, tiene que sujetarse a esos brutales acontecimientos.

Pero, a pesar de todo, “vamos bien”. Seguro dirán.

¡Feliz miércoles!

[email protected]

@columnaorbe

columnaorbe.wordpress.com