Recomiendan no mitigar el frío con carbón o leña

0
30
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

José del Carmen Perales Rodríguez.-

Cd. Victoria, Tam.-
El descenso severo de temperatura que se registra en la mayor parte del estado, podría ocasionar no sólo incremento en los casos de infecciones respiratorias, sino de intoxicaciones que podrían tener desenlaces fatales, advirtió Gloria Molina Gamboa.

La secretaria de Salud estatal exhortó también a la población abrigarse adecuadamente, cuidar a niños, adultos mayores, así como hidratarse y consumir alimentos que coadyuven a generar mecanismo de protección en las vías respiratorias.

“Ante el descenso de la temperatura a causa del frío número 23 y la tercera tormenta invernal, exhortamos a la población evite encender carbón o leña dentro de los hogares ante el riesgo de intoxicaciones o fallecimientos por monóxido de carbono”, comentó.

Molina Gamboa advirtió sobre los riesgos de utilizar braseros, calentadores o anafres tanto de gas como de carbón o leña sin las debidas medidas de seguridad, por el riego de acumulación de monóxido de carbono en espacios cerrados que puede causar la muerte en poco tiempo.

“La recomendación es evitar encenderlos, pero quienes decidan hacerlo es necesario revisarlos adecuadamente, mantener una ventana abierta para ventilar la habitación, apagarlos y dejarlos fuera de la casa durante la noche”, recomendó.

Mencionó que los síntomas más comunes de la intoxicación con monóxido de carbono son mareo, dolor de cabeza, náuseas, vómito, confusión, debilidad y hacen que la persona responda con lentitud ya que afecta el sistema neurológico.

“Otra de las recomendaciones es que utilicen ropa abrigadora y extremar precauciones con recién nacidos, cuidando de no cubrirlos con demasiadas cobijas o cobertores ya que podrían provocar asfixia”, apuntó.

Para concluir, Molina Gamboa subrayó la importancia de ingerir abundantes líquidos, consumir verduras que tengan vitamina A para generar mecanismo de protección en las vías respiratorias, aumentar el consumo de alimentos que contienen vitamina C (naranja, mandarina o pomela) y evitar el contacto con personas enfermas de las vías respiratorias.