Arrecia la puja por liderazgo en el SNTE

0
135
Rogelio Rodríguez Mendoza.
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Rogelio Rodríguez Mendoza.-

Superada la etapa más crítica de la pandemia del Covid-19 (a grado tal de que prácticamente todas las escuelas de la entidad regresaron a clases presenciales) hacia dentro de la sección 30 del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE), han comenzado a agitarse nuevamente los ánimos en la disputa por la secretaría general que usufructa el matamorense, Rigoberto Guevara Vázquez.

El relevo en el liderazgo magisterial, y todas las carteras que conforman el Comité Ejecutivo Seccional de la organización sindical, debió realizarse en septiembre del 2020, pero el surgimiento de la crisis de salud por el coronavirus obligó al aplazamiento del proceso electoral.

Por supuesto que, para Guevara Vázquez, y su equipo, aquello fue como sacarse la lotería sin comprar boleto, porque extendieron su encargo más allá del periodo de cuatro años para el que fueron electos, con todo lo que ello implica en poder político y económico.

Sin embargo, las condiciones que forzaron ese alargamiento del mandato prácticamente están superadas, lo cual ha propiciado el alborotamiento de los grupos que se sienten con méritos para asumir el mando en la Sección 30.

Plenamente identificadas están tres camarillas en la puja por la organización sindical, y cada una de ellas ha intensificado su proselitismo entre la base magisterial tratando, desde ahora, conquistar adhesiones y por consiguiente votos.

Uno de los grupos es encabezado por Francisco Navarro Ramírez, secretario de negociación laboral; otro, por José Abelardo Ibarra Villanueva, secretario de finanzas; y uno más por Jaime Ramos Salinas, secretario de organización de la zona sur.

Desde sus respectivas carteras, Navarro, Ibarra y Ramos, han logrado construir un sólido apoyo de un gran sector del magisterio, y en razón de ello se promueven como los próximos dueños de la oficina en la que despacha todavía Guevara Vázquez. El problema para ellos es que solamente uno podrá llegar.

La gran pregunta que muchos se hacen hacia dentro de la Sección 30 es: ¿A quién apoya Guevara Vázquez?

La interrogante es importante porque, aunque se diga lo contrario, siempre será factor de influencia en el resultado del proceso de elección la preferencia del secretario saliente.

Por civilidad política, el líder magisterial en funciones ha declarado que no meterá las manos en la contienda, pero seguramente en privado debe tener preferencia por alguno de ellos. Es algo natural.

El punto es que la disputa por el poder magisterial ya se intensificó y difícilmente cesará. Es normal que así sea porque es mucho lo que está en juego. Serán cuatro años de bonanza económica y política. Todos los que han pasado por el cargo han resuelto su futuro económico. No hay uno que no lo haya hecho.

EL RESTO

CANDIDATOS FIRMES.- Desde el cuarto de guerra de Morena están impulsando una estrategia mediática para alentar el rumor sobre el inminente relevo de César, “El Truko”, Verástegui Ostos, como candidato a la gubernatura por el PAN, PRI y PRD.

Nada hay de eso. Lo único que hacen los morenistas es devolverles la copa a los panistas, priistas y perredistas, porque también ellos impulsaron la versión de la inminente sustitución de Américo Villarreal Anaya, como candidato.

Tanto que, el pasado lunes, el delegado de Morena, Ernesto Palacios Cordero, tuvo que salir a precisar que: “Américo será el candidato indiscutible de la coalición “Juntos Haremos Historia”.

La realidad es que ambos personajes están firmes. Verástegui y Villarreal figurarán en la boleta electoral, y uno de los dos será el sustituto de Francisco Javier García Cabeza de Vaca.

ASI ANDAN LAS COSAS.

[email protected]