julio 25, 2024
Publicidad
abril 11, 2022 | 165 vistas

CIUDAD DE MÉXICO, abril 10 (Agencias)

El pasado ocho de abril se cumplieron 20 años de la muerte de la actriz María Félix, y a pesar de las décadas que han pasado sin su presencia en la pantalla, la famosa sigue siendo un importante referente femenino.

“Es preciso que la mujer sea fuerte, libre y autónoma, en la medida de lo posible. Que busque tener una vida ella misma, pero independiente. Debe valer y darse valer”, expresaba María Félix sobre la actitud que las jóvenes debían tener ante la vida.

Desde sus primeros años en el cine, la reconocida actriz constató que la fortaleza y la preparación eran dos cualidades fundamentales para sobrevivir en un mundo de hombres. La doña, como se le conocía, nació un ocho de abril de 1914 y participó en alrededor de 40 películas, diez de ellas en Europa.

Fue el director Fernando Palacios quien la descubrió y decidió convertirla en actriz, curiosamente en una época donde ella atravesaba por un divorcio, y se encontraba en un lugar vulnerable a nivel personal.

Su debut oficial se dio en “El peñón de las ánimas”, de Miguel Zacarías, en 1943 donde de acuerdo con testimonios del propio cineasta, batalló con la producción por sus actitudes de diva, pese a que en ese momento era una novata, y especialmente con su coprotagonista, Jorge Negrete, quien años más adelante sería su esposo.

“Hablar de María Félix es hablar de alguien que construyó en toda su trayectoria un sello característico que permeó en su estilo de vestir, peinarse y emperifollarse, pero también en el modo de hablar, de moverse y dirigirse a su público”, detalló Gabriela Román Mérida, investigadora de Historia del Cine Mexicano.

Su trabajo le valió múltiples premios, entre los que destacan cuatro Arieles (incluyendo uno en reconocimiento a su trayectoria, que recibió en 1986), una Diosa de Plata, y fue merecedora de las Llaves de la Ciudad y Título de Huésped de Honor en La Habana, Cuba.

De acuerdo con el historiador del arte Jesús Alberto Cabañas, la actriz representó una imagen moderna de la feminidad, alejada de la mujer sufrida y sumisa que se acostumbraba a retratar en el cine de oro, y contribuyó a resignificar el concepto de melodrama.

SUS PELÍCULAS

A lo largo de su carrera, María Félix participó en más de 40 películas, convirtiéndose así en uno de los rostros más reconocidos de la época de oro del cine mexicano. A continuación, te presentamos un listado de algunas de sus cintas más representativas:

DOÑA BÁRBARA (1943, Dir. Fernando de Fuentes y Miguel M. Delgado).

Presenta a “Doña Bárbara”, la terrateniente más poderosa de una población de Altamira, en la llanura venezolana, que tiene sometidos a los campesinos. Pero su vida cambia cuando conoce a Santos Luzardo, de quien se enamora, por lo que intentará conquistarlo a toda costa.

RÍO ESCONDIDO (1948, Dir. Emilio Fernández)

Sigue la vida de “Rosaura”, una maestra que es enviada por el presidente de la República a dar clases a un pueblo remoto, que vive bajo el yugo de un malvado cacique, quien hará todo por impedir que cumpla con su labor, y así mantener al pueblo en la ignorancia.

TIZOC (1957, Dir. Ismael Rodríguez)

Cuenta las vivencias de “Tizoc”, un indígena de la sierra de Oaxaca que se dedica a vender pieles a un curtidor, y se enamora de la hija de un hacendado. Cuando ésta le regala un pañuelo, él lo malinterpreta como una señal de que quiere casarse con él, pero al recibir una negativa por parte de la joven, se la roba, y termina por entablar una amistad con ella.

EL PEÑÓN DE LAS ÁNIMAS (1943, Dir. Miguel Zacarías)

Sigue los pasos de dos familias rivales, los Valdivia y los Iturriaga, cuyo descontento surgió a raíz del dominio de una propiedad a la que se refieren como “El peñón de las ánimas”. Los conflictos se agravan cuando los jóvenes Fernando Iturriaga y María Ángela Valdivia se enamoran.

LA GENERALA (1971, Dir. Juan Ibáñez)

Durante la Revolución Mexicana, una dura y rica terrateniente pierde su casa y su tierra. Tras el asesinato de un líder revolucionario, la mujer toma la bandera de la Revolución para liderar una campaña de violencia y destrucción.

Comentarios