Aumentarán penas contra delitos en Uber’s o DiDi’s

0
37
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Rogelio Rodríguez Mendoza.-

Cd. Victoria, Tam.-
El Congreso del Estado analizará una iniciativa de reforma al Código Penal, para aumentar hasta en una mitad las penas previstas para el feminicidio y los delitos sexuales cometidos en unidades de taxi ejecutivo, conocidos como Uber o Didi.

La acción legislativa fue presentada este martes, durante la sesión ordinaria del Pleno Legislativo, por la diputada del PAN, Linda Mireya González Zúñiga.

El objeto de la iniciativa, que adiciona la fracción IV al artículo 277 y el párrafo sexto a la fracción VII del numeral 337 Bis, del ordenamiento punitivo, es endurecer las penas de prisión para el feminicidio, el abuso sexual, el estupro y la violación, cuando se cometan a bordo de un vehículo y/o con motivo de la prestación del servicio de las plataformas digitales de transporte público.

Actualmente, el feminicidio se castiga con penas de 40 a 50 años de prisión; el abuso sexual tiene una pena mínima de diez años y una máxima de 18 años; la violación prevé de 30 a 40 años cuando la víctima es menor de 18 años, y el estupro es castigado con penas de tres a siete años, pero si la víctima es menor de edad la penalidad va de los diez a 18 años.

De prosperar la reforma que plantea el PAN, para todos esos delitos las penas aumentarían en una mitad si se cometieran a bordo de un taxi ejecutivo.

La legisladora señaló que con ello se busca proteger y garantizar la seguridad de las mujeres, e inhibir dichas conductas ilícitas.

Es una medida necesaria, refirió, porque a pesar de que los usuarios depositan su confianza en las plataformas digitales de transporte privado, en virtud de que asumen un mayor estándar de seguridad en este servicio e idoneidad de los conductores se han suscitado casos de mujeres que han sido víctimas de diferentes agresiones por parte de los choferes.

“Lo anterior se debe a que las empresas que ofrecen los servicios de transporte privado, en virtud de las características y la dinámica de dicha prestación de servicio, generan condiciones y circunstancias que pueden ser utilizadas y aprovechadas por los conductores para cometer ilícitos que atenten en contra de las mujeres, tales como el abuso sexual, la violación, el estupro e incluso el feminicidio”, explicó.

Ante ello, dijo, es urgente adecuar el código penal para combatir, sancionar y erradicar cualquier tipo de violencia en contra de las mujeres.

Cabe precisar que la desconfianza en el servicio de taxis ejecutivos se acrecentó a raíz de que, en Nuevo León, la joven Debanhi Escobar fue abandonada en la carretera por un chofer de un Uber, y trece días después fue localizada sin vida.