“El único cambio que esperamos es el del presidente”: URAN

0
48
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Por Rogelio Rodríguez Mendoza

Los agricultores de Tamaulipas ya perdieron la esperanza de que cambie la política del gobierno federal hacia el campo, al que mantiene en el abandono total, afirmó Agustín Hernández Cardona.
“El único cambio que esperamos es el de presidente. Ya nos urge que llegue uno nuevo, con más visión de la problemática social y más empático con los sectores productivos” dijo el presidente de la Unión Regional Agrícola del Norte (URAN).
Dijo que el presidente Andrés Manuel López Obrador sigue apostando a las importaciones de granos y alimentos básicos, en vez de invertirle al campo mexicano para hacerlo producir.
“Habla de quitar aranceles para que lleguen alimentos básicos más baratos pero nunca he escuchado que apoya a los productores para que te generen los alimentos que necesita el país. Para él es mejor abrir la frontera” detalló.
En esas condiciones, dijo, el gobierno federal está desgastando, desarticulando al campo, y el día que verdaderamente lo necesiten va salir más caro revivir.
Hernández Cardona explicó que los agricultores nunca habían vivido una situación como la actual, en que además las decisiones, por mínimas que sean, las resuelve el presidente.
“Hay una concentración de poder absoluta. Antes las organizaciones hablábamos con los secretarios y ellos resolvían cualquier problema. Hoy es diferente” mencionó.
Por esa razón, dijo, los productores dejaron de cerrar carreteras y puentes internacionales, porque López Obrador no tiene la menor empatía por los sectores productivos y solamente su verdad es la que cuenta.
“Estamos en un gobierno muy autoritario, que cree que apoyando a los que menos tienen va a resolver la crisis alimentaria. Nosotros no estamos en contra de que apoye a los productores sociales, que tienen menos de cinco hectáreas, pero también debe apoyar a la agricultura comercial, que es la que finalmente produce parte de los alimentos que necesita el país” indicó.