Día del Maestro (Parte 1)

0
76
Ana Medina.
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Ana Medina

Mientras en redes solo se habla del grandioso bono (que ni es tan grandioso) y el día de asueto que nos “regalaron” la verdad es que en el Día del Maestro lo único que pretendemos es que se reconozca un poco del arduo trabajo que hacemos día a día.

Aprovechando este espacio y retomando algo que, en mis años de estudiante se conocía como el “mail normalista”, les comparto algunos puntos sobre lo que es dedicarse a esto.

Sabes que eres docente cuando:

1.- No entiendes a la gente que puede gastar menos de 200 pesos en material de trabajo.

2.- Odias que tu familia te pregunte: ¿Te falta mucho?

3.- Te molesta que te pregunten: ¿Y sí te gustan los niños?

4.- Tus amigos que se dedican a otra cosa no tienen el mismo concepto “Home Office”.

  1. Podrías (si pudieras) dormir más de 20 horas seguidas en un fin de semana.

6.- Te sabes todos los precios de las papelerías.

7.- Tu playlist incluye todos los géneros musicales.

8.- No importa cuánto te esfuerces por hacer tu mejor diseño, alguien siempre lo quiere mejorar.

9.- Tienes más fotografías y material de tus alumnos que de tu familia.

10.- Eres un reciclador efectivo.

11.- Sabes que hablar de “material” no es una mezcla de albañiles.

12.- Los permisos económicos no son un derecho son una necesidad.

13.- Puedes vivir sin contacto humano, comida o luz solar en época de evaluación.

14.- Conoces a Piaget y Vigotsky.

15.- Tus fines de semana incluyen material, planeaciones y organización de actividades.

16.- Hablar de lo difícil que es conseguir una plaza, no es la Plaza de Armas.

17.- De foráneo conoces todos los medios de trasporte y choferes o despachadores de gasolina de tu localidad.

18.- ¿Carro del año? Tu carro favorito es aquel que puede transportar los materiales más grandes y tu laptop.

  1. Alguien te solicitó apoyo para sus hijos en pandemia.

20.- Sabemos que presencial es menos trabajo que en línea (niéguenmelo).

21.- Toda la gente te dice cuánto te quiere y admira tu trabajo, pero quién te ayuda a decorar tu salón.

22.- Has conseguido la habilidad de sobrevivir durmiendo menos horas de las recomendadas por la OMS.

23.- Estar en periodo de evaluación significa que haces más actividades que en periodo normal.

24.- Miles de veces has estado en un amanecer, sin embargo, pocas veces viste uno.

25.- Siempre tienes la idea de que tu trabajo finalmente será reconocido, pero jamás es así.

26.- Una felicitación sincera de tu director, tu supervisor o asesores es “lo más”, pero un abrazo de un niño no tiene compasión.

27.- La gente piensa que con el dinero que cobramos para impresiones y copias nos mantenemos, qué gracioso.

28.- Conoces los horarios de papelerías, café internet, comercios útiles para materiales de último minuto.

29.- Nos gustan los regalos de Navidad, cumple, aniversario etcétera, pero no nos quejamos cuando sin motivo nos dan una copiadora, una dotación de pinturas, foami y docenas de tubitos de silicón.

30.- En verano no puedes ver una carta un gafete sin checar material, calidad, encuadre, iluminación, argumento y horror si notas algún error por pequeño que sea.

31.- Revisas tanto la ortografía que tienes vueltos locos a tus familiares y amigos, esto se aplica a revistas, periódicos, folletos, espectaculares, comerciales; es decir, cualquier cosa.

32.- Tienes dos familias (la de la casa y la de la escuela).

33.- Cuando venden algo en tu escuela, lo compras.

34.- Las reuniones o festejos de maestros son iguales que un día de trabajo, pero incluyen pastel y refrescos.

35.- La mayor parte del tiempo estamos cansados.

36.- Pero claro que vas al Cinépolis, al zoológico… pero de paseo con los niños.

37.- Después de un tiempo necesitas leer esta información para concientizarte de lo rara que es la vida docente.

38.- Te estresaría si el conteo terminara en número non. Así que agregamos uno que no tiene sentido para que cuadre.

Colega docente, gracias por el gran esfuerzo que haces por mejorar la educación de tus alumnos, aunque algunos no entiendan tus actitudes. Esto de la docencia es una enfermedad degenerativa y crónica.

¡Feliz día!