Suma Américo casi un millón de votos potenciales en el norte

0
272
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Fernando Acuña Piñeiro.-

Maki Ortiz le acaba de alzar la mano a Américo en Reynosa. Y dijo que hay que cambiar miedo por esperanza. Para muchos observadores, esta frase significa el principio del fin para el PAN en Tamaulipas.

Todos los sectores sin excepción en Reynosa van por Américo Villarreal. Recientemente, miles de obreros afiliados al Sindicato Industrial Autónomo de Operarios en Plantas Maquiladoras de la República Mexicana (SIAMARM) le brindaron su respaldo; este domingo al mediodía tuvo lugar la reunión con miles de maestros y pasadas de las cuatro de la tarde, se realizará un evento masivo donde estará presente el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard. Se habla de un megaevento con una tremenda carga de mensajes políticos: el principal de ellos que, el PAN se ha quedado solo y con su alma.

Hoy por la mañana tuvo lugar en esa urbe fronteriza, la reunión Mujeres Reynosenses con Américo, donde estuvo presente la exalcaldesa Maki Ortiz Domínguez. En este evento, destacaron las porras de las féminas, mismas que corearon al unísono frases de respaldo al abanderado morenista. El grito de la 4T que ya todo Tamaulipas conoce, volvió a estallar en el escenario electoral de Reynosa, declarando ya de antemano el triunfo de AVA, con expresiones de: ¡Gobernador!, ¡Gobernador! ¡Gobernador!

De hecho, Américo Villarreal cuenta ya con el apoyo de las tres principales ciudades fronterizas encabezadas por alcaldes morenistas: La hermana mayor, Reynosa, representa cerca de 550 mil votos; Matamoros casi 450 mil votos y Nuevo Laredo más de 320 mil votos. A todos ellos súmele Valle Hermoso, Río Bravo, la frontera chica y San Fernando.

En cifras conservadoras y tomando en cuenta el voto duro del PAN, se calcula que el abanderado de Morena trae un capital de cerca de un millón de potenciales sufragios ciudadanos a su favor en los principales municipios de la región norte del estado.

En el 2016, el PAN cabecista obtuvo la gubernatura con más de 700 mil votos, arrasando a un PRI que obtuvo menos del 35 por ciento de sufragios, de acuerdo a la lista nominal.

Hoy la historia es muy diferente, y el PAN y sus debiluchos aliados se encuentran en la lona.

SÚPER AMÉRICO EN REYNOSA: MAKI, EBRARD, MAKITO, JR, LUEBBERT

Este domingo en la ciudad de Reynosa, justo en la tierra natal del cabecismo el Movimiento de Regeneración Nacional, Morena, dará una de sus mayores demostraciones de poderío electoral en torno a su candidato, el doctor Américo Villarreal Anaya.

El presídium de este megaevento estará lleno de figuras estelares, entre ellos la ex alcaldesa Maki Ortiz, el secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard, el alcalde Carlos Peña Ortiz, el exalcalde Oscar Luebbert Gutiérrez y su esposa María Esther Camargo, entre otros liderazgos de la marca guinda.

Será la primera vez que la exalcaldesa Maki ya aparezca en un acto público, apoyando de manera total, al abanderado a la gubernatura por Morena, Américo Villarreal Anaya.

Con la presencia de la doctora Maki Ortiz en el evento de AVA, se echan por tierra los pronósticos de aquellos fracasados agoreros del desastre que siempre le apostaron a la división del morenismo en Tamaulipas. Y es que hoy el Movimiento de Regeneración Nacional se ve más fuerte que nunca.

A esto se le llama una unidad sin precedentes en torno a la 4T y al liderazgo social del presidente Andrés Manuel López Obrador. Y en este punto hay que decirlo también con todas sus letras, el cardiólogo tamaulipeco Américo Villarreal Anaya ha demostrado ante propios y extraños que está a la altura de los anhelos de los ciudadanos y sus familias, en los 43 municipios.

Américo ha mostrado fuerza de carácter, temple y al mismo tiempo humanismo y sensibilidad. La gente está ya totalmente identificada con un proyecto que no es personal, sino de todos.

Por otra parte, todos sabemos que el 20 o 25 por ciento de la lista nominal de Tamaulipas reside en lo que ya se conoce como la joya de la corona, y cuyo ganador amarra automáticamente las mayores posibilidades de triunfo electoral. De manera que lo que suceda este domingo 15 de mayo en el territorio reynosense significará un duro golpe para un panismo que ya no tiene las más mínimas posibilidades de remontar una ventaja que ya rebasa los 28 puntos.

Asimismo, la presencia del ministro de la política exterior, considerado entre los principales aspirantes a la Presidencia de la República, Marcelo Ebrard Casaubón, es un mensaje que envía desde Palacio Nacional el líder de la Cuarta Transformación, el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Trascendió que van a estar viajando a Tamaulipas, en los fines de semana, las principales figuras del obradorismo nacional, de manera que, después de Ebrard, es muy probable que la próxima en visitar Tamaulipas para darle su apoyo a Américo será la actual jefa de gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum Pardo, considerada hoy por hoy entre las más firmes prospectos a la sucesión obradorista.

Por lo pronto, este domingo, en la ciudad de Reynosa, tendremos oportunidad de ver a un Súper Américo arropado por todos los actores políticos del morenismo estatal y nacional.

Un auténtico gancho de izquierda al hígado de un panismo que ya no siente lo duro sino lo tupido, en lo que a demostraciones de fuerza política y ciudadana se refiere.

Y paradójicamente, será en esta jornada dominical, justo en la derrotada cueva de los vientos, donde se dejará escuchar el grito de las masas tamaulipecas:

¡De que se van, se van!

Y ahí estará el doctor Américo Villarreal Anaya para hacerle a su pueblo la pregunta que ya se ha vuelto todo un himno en la campaña morenista:

¿Se puede Tamaulipas? ¿Se puede Tamaulipas?

Y la respuesta atronadora de la multitud:

-¡¡Clarooo que se puedeee!!