Huracanes son la última esperanza

0
75
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Alfredo Guevara.-

Cd. Victoria, Tam.-
Los meses en los que se pronostica mayor actividad de lluvias, ocasionadas por fenómenos climáticos serán agosto y septiembre, aunque con mayor actividad en el Atlántico, Mar Caribe y Golfo de México, comparativamente con la zona del Pacífico.

De acuerdo al pronóstico para la temporada de lluvias y ciclones tropicales 2022, septiembre será el mes con mayor actividad ciclónica para la zona del Atlántico, donde se esperan de 16 a 21 sistemas, explicó Laura Velásquez Alzúa, coordinadora nacional de Protección Civil.

Agregó que de ese promedio, de diez a once serían tormentas tropicales, de cuatro a seis huracanes categorías uno y dos, así como de dos a cuatro más, pero con mayor intensidad, es decir, en escalas de cuatro a cinco.

Los nombres para la temporada de lluvias y ciclones, para la zona del Atlántico (donde se encuentra Tamaulipas) serían Alex, Bonnie, Colin, Daniela, Conde, Fiona, Gastón, Herminia, Ian, Julia, Carlos, Lisa, Martín, Nicole, Owen, Paula, Rucardo, Shary, Tobías, Virginia y Walter.

De hecho, en caso de que se desarrolle la tormenta tropical para este fin de semana en la zona del Caribe, llevaría por nombre Alex, que es el nombre que encabeza el listado de la temporada 2022, toda vez que la temperatura del agua del mar actualmente es de 28 grados centígrados.

Comentó que el inicio de temporada de ciclones asociada a ciclones tropicales inició el 15 de mayo.

Para poder elaborar el pronóstico para esta temporada, reveló que se toman en cuenta algunos aspectos, como lo es el fenómeno de El Niño y de La Niña, en el que el varón implica un sobrecalentamiento del agua del mar por encima de su valor normal, y la fémina un enfriamiento.

En ese sentido, indicó en el último reporte del Centro de Predicción Climática y el Instituto Nacional de Investigación para el Clima y la Sociedad indica la continuidad de condiciones de Niña durante el verano y otoño de este año.

Lo anterior significa que habrá mayor actividad ciclónica en el Atlántico y menor en el Pacífico.

Añadió que las temperaturas del agua del mar, consideradas como la principal fuente de energía para los ciclones tropicales, están por encima de los 27 grados centígrados, a diferencia de los meses de invierno, cuyos valores oscilan en los 22-24 grados.