Los amparados y los desamparados

0
142
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Oscar Pineda.-

A pocos días de que terminen las campañas políticas ya son cinco los alcaldes morenistas que han tramitado amparos para no ser detenidos o vinculados a procesos por parte de la Fiscalía de Justicia de Tamaulipas.

Lo grave del asunto es que, fundados o no sus temores, los ediles amparados prácticamente se atrincheraron para no ser detenidos, porque existen versiones extraoficiales de presuntas órdenes de aprehensión.

Esto ha provocado que estos presidentes municipales tengan que desempeñar su trabajo a distancia, lo cual, definitivamente genera que se relajen algunas áreas de importancia, como la de servicios públicos.

De por sí algunas ciudades como Nuevo Laredo y Victoria ya venían arrastrando problemas en servicios como la recolección de basura y el agua potable, con la ausencia de los alcaldes los problemas se agudizan.

No quiero imaginar cómo estará Nuevo Laredo después del proceso electoral si cuando “estaba” la alcaldesa Carmen Lilia Canturosas ya se percibía un desorden, ahora que presuntamente se anda escondiendo el problema será mayor.

Hay quienes consideran que sería prudente que amparados solicitaran licencia para encarar las investigaciones que se les imputan y que en su lugar operaran los suplentes, en un afán de no descuidar más el tema de los servicios públicos.

Si bien los morenistas argumentan que se trata de una persecución política por cuestiones electorales, la realidad es que aún después de la elección, independientemente del resultado, los procesos seguirán su curso pues la Fiscalía seguirá siendo la misma.

Así las cosas, mientras los alcaldes buscan el amparo de la justicia federal, los ciudadanos de Tamaulipas nos quedamos literalmente en el desamparo, entre montones de basura y días sin agua potable.

EL PERSONAJE

¿Quién será el testigo protegido que presuntamente está aportando información sobre el supuesto delito de cohecho de Úrsula Salazar Mojica?

Trasciende que es un personaje que también está estrechamente ligado a Morena en la zona sur.

Para más pistas, se dice que es un personaje del círculo cerrado del alcalde de Altamira, Armando Martínez Manríquez.

POSDATA…

Chucho Nader se integró de lleno a la campaña de César Verástegui y tiene como tarea la operación de dos de las regiones más fuertes, una de ellas, desde luego es la zona sur.