Ejerce AVA el nuevo liderazgo político

0
235
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Fernando Acuña Piñeiro.-

El doctor Américo Villarreal Anaya  ha tomado  ya el control del pulso político del estado, en su carácter de gobernador constitucional electo. De manera que cada una de sus acciones o declaraciones deberán ser analizadas con mucho rigor, en la medida que tendrán un peso de lo más relevante, en relación con el sexenio que ya asoma en el horizonte tamaulipeco.

Por ejemplo, la reciente reunión del doctor Villarreal Anaya con la bancada legislativa de Morena, se dice que estuvo marcada por la narrativa de afianzar y fortalecer la relación entre el Ejecutivo estatal entrante y el Congreso.

Esto en términos de realpolitik, se entiende como el advenimiento de un nuevo capítulo de poder, en el cual se buscará honrar la inteligencia y la sensibilidad política, en la construcción de consensos. La rueda de la historia empieza a girar, y es muy probable que veamos reacomodos parlamentarios y en cargos claves como fiscalías que hoy algunos aferrados  ven como inamovibles y temas por el estilo.

Por lo pronto, algunos de los trascendidos de este encuentro entre el nuevo liderazgo político y la bancada guinda, revelan que Américo les expresó su voluntad de trabajar de la mano, por el bienestar de Tamaulipas.

La agenda de la transformación surgida de la elección del pasado cinco de junio se está haciendo sentir en todos los ámbitos.

Lo anterior implica que el nuevo sol  del poder se estará manifestando cada vez con más fuerza y ello incidirá no solo en el inicio de una nueva relación entre los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, sino también en las tareas de renovación de los órganos de dirección del Movimiento de Regeneración Nacional en Tamaulipas. Y obviamente en muchos otros muchos asuntos de importancia para el estado.

El tema de la estructura dirigente morenista, es de lo más trascendente, por el papel que está llamado a desempeñar nuestro estado, de cara al proceso interno de la candidatura presidencial y demás cargos de elección popular que estarán en juego.

Con la diferencia de que a partir de ahora, existe ya un principio de autoridad, y en términos políticos, no se moverá una hoja sin que se le informe y se consulte al gobernador electo. Bajo esta nueva dinámica, es muy probable que tiendan a desaparecer las grillas sotaneras y las rebatingas, de aquellos que una vez fingieron estar con Morena, y operaron como agentes dobles al servicio del sexenio azul.

En lo inmediato, nos comentan que del encuentro de AVA con los integrantes de la bancada morenista, se derivaron ya desde ahora, algunas líneas de carácter general que habrán de prevalecer y marcar una relación de trabajo entre el Poder legislativo local y el titular del ejecutivo tamaulipeco.

Para empezar ya no habrá el burdo y grotesco manoseo de la soberanía popular, los actos de abierto y degradante intervencionismo, mucho menos el uso de las instituciones policiacas para amedrentar y vulnerar la soberanía popular tamaulipeca.

Como le digo, las cosas están cambiando para bien, y cambiarán mucho más a partir del primero de octubre próximo.

LALO GATTÁS SABOREA A PLENITUD, SU REGRESO AL GOBIERNO DE LAS CALLES, DE LA MANO CON SU PUEBLO

Dicen que lo que se ve no se juzga, y es obvio que al alcalde de nuestra capital tamaulipeca se le ve contento, radiante en su regreso a los diarios recorridos por el territorio urbano y rural de su municipio. Las fotos no dejan lugar a dudas de un Lalo Gattás caminando junto a las máquinas asfaltadoras, por las calles recién pavimentadas o arrancando diversas obras y servicios, en diferentes rumbos de nuestra ciudad.

¿Y cuál fue la reacción de la gente ante el regreso de su alcalde?

Ahí están los testimonios de las familias de diversos sectores económicos y sociales: nunca como ahora un alcalde victorense se había visto tan arropado por el reconocimiento y los comentarios de apoyo vertidos por la ciudadanía.

Pareciera que los adversarios políticos del ayuntamiento morenista, que todos estos meses y semanas estuvieron colocando piedritas por la vía del asedio y la persecución, en lugar de hacerle un mal a Lalo Gattás, lograron que la sinergia y la buena vibra entre el alcalde y sus gobernados fuese todavía más fuerte.