RTC ¿por qué?… ¿y quién fue?

0
197
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

José Inés Figueroa Vitela.-

“Lo recordamos a doce años que seguimos sin respuestas, del por qué, doce años que seguimos sin justicia, doce años que no nada más el priismo de Tamaulipas, sino todos los ciudadanos esperan el por qué y quién fue”.

La expresión del dirigente del PRI tamaulipeco, EDGARDO MELHEM SALINAS, en el aniversario luctuoso de RODOLFO TORRE CANTÚ, debería responderla IRVING BARRIOS MUJICA.

No será por eso que ayer mismo prácticamente fue notificado, el dirigente estatal del tricolor, de la carpeta de investigación que le han abierto “por violencia política en razón de género”, tras la denuncia de MAYRA OJEDA que se suponía ya superada.

No es en la condición actual laboral de BARRIOS, sino de cuando se desempeñaba en el gobierno de FELIPE CALDERÓN, dentro de la Procuraduría General de la República, entonces sí, como ahora, haciéndole el trabajo sucio al PAN.

Una de las líneas de investigación, precisamente, señalan al hoy procesado en los Estados Unidos de Norteamérica, GENARO GARCÍA LUNA, cuando en su calidad de Secretario de Seguridad actuó al alimón con el subprocurador BARRIOS, con los capos regionales de temporada, en acciones coordinadas.

Desde que llegó a hacerse cargo de la Procuraduría estatal, el inventor de los célebres Testigos Protegidos, con los que se persiguió a sus acusadores y adversarios políticos en el calderonato, trató de imputar por el magnicidio de Tamaulipas a personas ajenas, particularmente quienes escogieron como amenazas políticas.

Una escena que en variadas circunstancias y regiones se repitieron a lo largo del sexenio, hasta llegar al punto de la sucesión estatal, cuando de golpe, reeditando el “michoacanazo”, las carpetas de investigación y órdenes de aprehensión se hicieron masivas.

Nunca se decantaron las sospechas y más bien no ha faltado quienes, al paso de los tiempos, se han encargado de avivar la confusión, hasta el punto de mantener en la indefinición el entorno del tan llorado crimen.

Tal vez nunca se llegue a identificar y castigar el asesinato de RODOLFO, a menos que GARCÍA LUNA haga alguna infidencia y los vecinos del norte lo compartan a las autoridades mexicanas.

Lo que no admite lugar a dudas es el desaseado ejercicio, en el aquí y ahora, del abogado BARRIOS en la Procuraduría, ahora, Fiscalía.

Quienes lo trajeron expresamente a hacer lo que ha hecho ya se van, y sus principales víctimas están a punto de asumir el poder público estatal, así que no suena descabellado que finalmente se haga la justicia.

“¿Usted es víctima o cómplice?”, le concedieron en pregunta, la diputada morenista CASANDRA DE LOS SANTOS, a la secretaria de Salud, GLORIA MOLINA, sobre lo que no hay duda respecto de IRVING.

En la apertura de las comparecencias tardías, para la glosa del último informe de gobierno, por supuesto, la titular de Salud no solo dejó sin respuesta su relación con el patrón.

A lo más que llegó fue a pasarle la pelotita a la Secretaría de Administración, asegurando que ella no ha hecho comprar institucionales ni hay un subcomité dentro de la dependencia a su cargo, que intervenga.

Todas las preguntas que buscaban aclarar los entuertos dentro de la SS se quedaron sin respuesta, empezando por los motivos por los que fue contratado como subsecretario el tristemente célebre XICO GONZÁLEZ.

Todo mundo sabe del saqueo en las dependencias gubernamentales, que se volvieron parcelas para el brutal enriquecimiento a la “familia gobernante” y el sistema de premiación a los cómplices.

El uso de empresas fractureras, la desatención a la salud, la falta de medicamentos, insumos para trabajar y la destrucción del equipo por falta de mantenimiento, no iban a desaparecer en un discurso.

Pero doña GLORIA salió muy oronda del Palacio Legislativo, agradeciendo a su patrón la chamba que le dio, cuando la anterior titular se fue, porque no estuvo de acuerdo en hacer lo que ella sí: firmar falsas compras, sonreír y mentir a los tamaulipecos.

El secretario de Turismo, FERNANDO OLIVERA ROCHA, segundo y último compareciente ante el Pleno Legislativo, coincidente con aquella en el hecho de haber sido “importado de lejanas tierras”, tampoco fue elocuente en sus exposiciones.

También mandó a terceros -la Secretaría de Finanzas- el motivo por el que no se han publicado por dos años los informes trimestrales de ley, sobre ingresos y egresos del fideicomiso que maneja la recaudación del impuesto al hospedaje.

Según eso, tales fondos, que se suman en millones de pesos, se destinan a la promoción turística del Estado, de lo que, lo más que hemos visto últimamente, es una línea de texto en un programa de televisión.

También en eso de la promoción del Estado abundan las referencias a empresas facturadas a las que se depositaron cantidades multimillonarias.

Y sobre las expropiaciones en La Pesca -como en Miramar-, el tema lo remitió a la Secretaría General de Gobierno y a la Consejería Jurídica, porque fueron ellos quienes hicieron el trámite.

En su caso, aseguró, lo que le pidieron fue elaborar una propuesta sobre diversificación de empleos y protección al entorno ambiental, que, según eso, fue la inspiración para el despojo a los vecinos comerciantes y prestadores de servicios.

Por su relación de negocios con el sector, en su caso, sin dejar de ser puntual, GUSTAVO CÁRDENAS y el neomorenista JAVIER VILLARREAL TERÁN, quien en el pasado también fue titular del ramo, se vieron a ratos promoviendo el área. Hoy las comparecencias van a seguir.

Incluyeron en la pasarela, al auditor superior, JORGE ESPINO ASCANIO, pero en su caso no va a comparecer, sino a tener una reunión “de trabajo”, con los integrantes de la Comisión de Vigilancia.

Apenas ayer les avisaron que van a “revisar” y dictaminar 140 cuentas públicas del 2020 y 39 del 2021 -sin entregárselas- y hoy pretenden que hagan las observaciones que consideren procedentes, para mañana mismo, en la última sesión del período, someterlas a la votación del pleno.

JESÚS SUÁREZ MATA, como LA QUINITA, su paisano maderense, hijo de su exlíder petrolero, presidiendo también la Comisión de Vigilancia, tampoco sabe a ciencia cierta lo que le mandaron a aprobar.

Ni el número, menos el contenido de las cuentas de marras.