Acusan a Coco Levy de abusador

0
27
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

CIUDAD DE MÉXICO, junio 29 (Agencias)

El hijo de la presentadora Talina Fernández, Jorge “Coco” Levy, se pronunció al respecto de las acusaciones que hizo en su contra la actriz Danna Ponce, quien aseguró que el productor se aprovechó de su puesto en Videocine para acosarla sexualmente.

En un video publicado en su cuenta de Instagram, Levy comenzó su mensaje asegurando que es un hombre que siempre se ha conducido con respeto y dignidad, algo que también ha inculcado a sus hijas.

“Soy Coco Levy y, como saben quiénes me conocen, siempre me he conducido con respeto y dignidad hacia todas las personas, como me enseñó mi madre y como yo he educado a mis hijas. Ayer, una persona hizo acusaciones absolutamente falsas en un intento por afectar mi imagen”, expuso.

El hermano de la fallecida Mariana Levy recalcó: “Afortunadamente mi reputación es producto de 40 años de trabajo duro y conducta intachable, la fortaleza en cientos de productoras, actrices, amigas, amigos y colegas que generosamente me han honrado con su confianza”.

Coco reveló que no se quedará de brazos cruzados ante estos señalamientos: “Al público le comparto que voy a iniciar acciones legales para defenderme, les pido comprensión a quienes han sido víctimas de algún abuso. Confío en que mi defensa no restará en lo más mínimo la credibilidad de las víctimas verdaderas”.

Por último, el hijo de Talina Fernández reiteró que es inocente de lo que se le señala: “Confío en que pronto se cierre este capítulo porque la mentira no debe ocupar el tiempo de una persona honesta”, recalcó en el video mensaje que hizo público después de ser acusado.

Antes de que el productor diera esa declaración, la actriz Danna Ponce lanzó un mensaje en el que indicó que denunció legalmente al Coco Levy por tocarle los senos y darle un beso en la comisura de los labios mientras ella intentaba obtener trabajo en la productora Videocine.

“En ese primer acercamiento (tres de febrero) este señor me explica que no cierra la puerta por ética y para que no piensen que pasan cosas en esa oficina, donde sí pasan cosas. Me senté y todo lo que me decía era: ‘eres una demonia, eres una demonia’ y yo no entendía nada. Continúa con sus consejos y todo lo ejemplificaba con abuso”, relató Ponce.

“En ese primer encuentro sí sentí una incomodidad, un miedo y me pidió que regresara la siguiente semana. Yo regresé el diez de febrero. Yo ya iba mentalizada, iba lo más tapada que podía para que este señor dejara de verme como un pedazo de carne”, añadió.