Advierten nubarrones para la industria tamaulipeca

Los buenos números alcanzados en el trimestre del año en las exportaciones de las empresas en Tamaulipas estarían a unos días de toparse con un freno en su crecimiento

0
56
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Diego López Bernal

Los buenos números alcanzados en el trimestre del año en las exportaciones de las empresas asentadas en Tamaulipas estarían a unos días de toparse con un freno en su crecimiento, admiten especialistas en economía.

La explicación es hasta cierto punto sencilla: la subida a las tasas en Estados Unidos para contener la inflación abre la posibilidad de una recesión en su economía, lo que impactará más que nada a los estados que comparten frontera.

“Ahorita se puede hablar de una desaceleración, me parece que eso sí ya es un hecho, pero dependerá de cómo responda la economía de Estados Unidos y qué previsiones se tomen en materia de política monetaria con la Reserva federal, así como de política fiscal, para ver si logran un aterrizaje suave”, estimó José Luis de la Cruz.

El Director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC) admitió sin embargo que el potencial de recesión en la Unión Americana sí afectará a las exportaciones mexicanas, en particular a estados como Tamaulipas y otros cuatro fronterizos, en los que prácticamente se sostiene el comercio exterior.

Esta semana se dio a conocer que Chihuahua, Coahuila, Baja California, Nuevo León y Tamaulipas aportaron el 52.7 por ciento del total del valor de las exportaciones mexicanas, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Chihuahua aportó el 14.3 por ciento del valor de las ventas mexicanas al extranjero; le siguió Coahuila, con 11.8; Baja California, 10.3; Nuevo León, 9.5; y Tamaulipas, 6.8, por lo que en caso de concretarse una recesión en economía estadounidense serían de las entidades más afectadas.

“El ciclo económico de las manufacturas mexicanas y con ello, de las exportaciones, dependen del ciclo industrial de Estados Unidos, por lo que una potencial recesión sí llegará a afectar a la industria manufacturera mexicana y debilitaría las exportaciones de estas entidades”, explicó De la Cruz al periódico El Universal de México.

Y de acuerdo con sus cálculos, la correlación entre los ciclos económicos de la industria mexicana y de la Unión Americana supera 85 por ciento, y efectos tardan en llegar entre 30 y 45 días, como máximo.